50 años más tarde del “Basurero para la libertad”

Basurero para la libertad

Hace 50 años cientos de mujeres se congregaron en Nueva Jersey para protestar contra el concurso de belleza Miss America, arrojando productos de maquillaje, y prendas íntimas dentro de un tacho de basura con la inscripción “Basurero para la libertad”.

“El objetivo era deshacerse simbólicamente de todo lo que oprime a las mujeres”, explica Robin Morgan, una de las organizadoras, durante una entrevista con la BBC.

Durante la protesta, una joven se quitó el soutien y lo arrojó al basurero, un gesto que fue recibido con una ovación general, para luego aparecer en todos los titulares del mundo.

Morgan cuenta a la BBC “Estábamos descubriendo el feminismo porque estábamos cansadas de preparar el café y no las políticas de gobierno. Ya sabíamos que la derecha masculina no estaría de nuestro lado. Pensábamos que la izquierda nos apoyaría y descubrimos que no fue así, cuando empezamos a hablar sobre nuestros derechos. Algunas historiadoras feministas consideran ese momento el principio de la actual ola feminista”.

Sin embargo, lo que se recuerda de ese momento es la quema de los soutiens, cosa que nunca sucedió, cuenta Morgan y que, según ella, trivializó el objetivo de la protesta, que iba mucho más allá.

Sus principales objetivos era reclamar que el concurso nunca había tenido una ganadora negra, ni portorriqueña, ni de etnia mixta ni nativa americana. El racismo fue una de las 10 reivindicaciones de la protesta, junto con el uso de la imagen femenina por parte de los patrocinadores para vender sus productos y la coronación de la mediocridad.

“Miss America representa lo que se espera de las mujeres: que sean inofensivas, aburridas, apolíticas y si eres baja o gorda, serás invisible”, recalca.

Al mismo tiempo reflexiona “En esa época le echamos la culpa demasiado a las concursantes, cuando en realidad eran jóvenes de clase media que simplemente querían obtener una beca, que de lo contrario no estaría a su alcance”.

Cuando le preguntan a Morgan qué desecharía hoy en el “Basurero para la libertad” dice: “Arrojaría los símbolos de las principales religiones, porque son todas patriarcales; también tacos altos y pornografía violenta, opioides y pastillas para adelgazar.

“Como poeta, dice Morgan, entiendo muy bien la fuerza de los símbolos y las metáforas, como entendí en su momento el poder del ”basurero para la libertad”.”

Cómo el patriarcado desmanteló el matriarcado

Un resumen interesante sobre cómo se produjo la transición al mundo patriarcal de hoy.
Recomiendo también la lectura de El mito de la diosa, Evolución de una imagen de Anne Baring y Jules Cashford para quienes estén interesadas/os en profundizar en la historia de esta transformación a nivel antropológico para acercarnos hoy a una nueva evolución que comienza a gestarse, para un futuro de mayor equilibrio y sanación humana y planetaria tan apremiantes. A. Guibert

Acuarela de palabras

Qué bueno que haya quienes se dedican a esta relecturas! Lástima haber vivido ya rehén del relato “adánico, antifeminista y culpabilizador”. Aunque, imagino, si no éste hubiese sido otro… y rehenes igual! Pero me gusta esto de imaginar algún otro relato primordial… ¿cómo se hubiera “configurado” nuestro psiquismo? Imposible saber. Pero lo que me entusiasma es el desmontaje, la deconstrucción

2018-02-20

“Es difícil rastrear los pasos que hicieron posible la liquidación del matriarcado y el triunfo del patriarcado, hace 10-12 mil años. Pero han quedado rastros de esa lucha de género. La forma como fue releído el pecado de Adán y Eva nos revela el trabajo de desmontaje del matriarcado por parte del patriarcado. Esa relectura fue presentada por dos conocidas teólogas feministas, Riane Eisler (Sex Myth and Politics of the Body: New Paths to Power and Love, Harper San Francisco 1955) y Françoise Gange (Les dieux menteurs, Paris…

Ver la entrada original 715 palabras más

Matrimonio gay en en Reino Unido

Gay marriage3 

Ayer el Parlamento británico votó a favor del casamiento gay con una mayoría de 400 contra 175. Hace tiempo la sociedad británica muestra su apoyo a esta ley y con ella a la evolución humana en términos de la sociedad y su sistema administrativo. Y sin embargo, aún existe oposición o resistencia, como en todo proceso evolutivo, de quienes necesitan continuar viviendo en el pasado, dilatando el progreso.

“La ex ministra Sarah Teather expresó preocupación de que se estuviera modificando la definición de matrimonio, con lo que la vida familiar podría entrar en desequilibrio.” registró la prensa británica

Es cierto, la definición del matrimonio cambiará debido a esta legislación. Felizmente. ¡Ya era hora de que cambiara una definición basada en significados arcaicos sobre la vida conyugal y la pareja, apenas enfocados hacia la procreación: hemos dejado de ser animales hace largo tiempo. El amor y el compromiso son las premisas que deben sustentar la institución del matrimonio, no la procreación. La institución del matrimonio tiene una historia, o sea una evolución. En sus orígenes, el matrimonio se constituía como un compromiso para la protección de la mujer/madre o también para poder traspasar el patrimonio a descendientes directos. En el mundo musulmán, por otro lado, se usaba como “contrato de penetración”. ¡Huelga cualquier comentario!
¿Consumar el matrimonio? Otro concepto basado en un mundo patriarcal, ¡donde el hombre ha determinado que si no hay penetración no hay sexo! ¿Recuerdan el caso Monica Lewinsky/Clinton? El matrimonio definido como institución para la procreación no refleja la realidad.

Sarah Teather afirmó: “En mi opinión las protecciones adicionales que ofrece a las parejas del mismo sexo son marginales, mientras que el potencial negativo a la sociedad puede ser considerable.”

Las leyes no sirven apenas como una forma de protección, sino que representan y forman un cuerpo para la justicia y la igualdad. ¿No le interesa a Sarah el inmenso beneficio que conlleva la institucionalización de la igualdad en una ley como ésta? ¿Quién conforma la sociedad según la señora Sarah? ¿Acaso quien elige ser homosexual o lesbiana no es parte de esa sociedad? ¿De qué manera sería negativo? ¿De qué manera es negativa la unión en el amor de dos personas, sean del sexo que sean?

¿Qué opina la señora Sarah de lo negativo que es para la sociedad cuando dentro de una familia y matrimonio heterosexual, existe maltrato, abuso a la mujer y los hijos, violencia doméstica, etc? ¿No tienen origen los casos de criminalidad juvenil (para luego extenderse a la vida adulta), en las familias heterosexuales disfuncionales o destruidas? Lo negativo está en el comportamiento y la incultura o la mala crianza, no en el sexo de quienes forman una familia o constituyen un matrimonio. Creo que el matrimonio gay puede aportar grandes cosas a la sociedad. Tal vez por estar basado en el amor y no en la imposición o presión sociales que muchas veces existen para contraer matrimonio.

Gay marriage2                                             Gay marriage1

Está claro que la mayoría de quienes se oponen al matrimonio gay, lo hacen como reacción cultural o religiosa. La institución del matrimonio ha sido manipulada por la iglesia para la normalización del sexo dentro de un marco de autorización eclesiástica para la procreación. En el siglo XXI el sexo ya no entra dentro de ese marco, en tanto que la mayoría de las parejas o los individuos tienen sexo cuando lo desean, fuera y dentro del marco del matrimonio. De modo que los conceptos que han constituido las leyes y los preceptos sobre el matrimonio y el divorcio son anticuados. Una vez más, el amor entre dos personas de cualquier género debe ser la base del matrimonio y no la procreación.

En unos 50 años o menos, seguramente la sociedad en general considerará esta oposición histórica como un hecho risible por anticuado. De la misma manera en que hoy es impensable que la mujer no tenga derecho al voto. Aplaudo al señor Cameron en esta instancia. Sigamos evolucionando. Alejandra Guibert

Canon e invisibilidad

Las mil omisiones de Babelia (2da parte)

Babelia celebra los mil números, dos décadas de cultura cada sábado en El País. Para ello invita a sus críticos, para que cada uno en su especialidad haga la elección de diez obras fundamentales, editadas en España a partir de 1991. Y luego nos dice: “veinte años que este suplemento ha ido dando las claves de la actualidad literaria y que ahora recogen su esencia en este canon.”

Del griego, canon significa regla norma o modelo. El diccionario de la Real Academia Española 1. Regla o precepto 2. Catálogo o lista. 4. Modelo de características perfectas. Por lo que un canon literario vendría a ser una lista modelo. Obras, como bien dice en el titular del especial 1000, “fundamentales”.

Para que una lista logre representar ese modelo, habría que utilizar un criterio de selección uniformizado. Una regla que contribuya con el objetivo de abarcar, sin limitar, la realidad de la producción literaria dentro de una época, en este caso a partir de 1991, según el canon publicado por Babelia. Asimismo esa regla debería responder a un sistema de recopilación que comience con la selección de sus recopiladores y termine con una primera selección de obras disponibles para su evaluación. Sólo así se llegaría a una lista representativa que alcance un valor y la convierta en canon. Ese sistema simple pero fundamental evitaría cualquier arbitrariedad que pueda desautorizarla.

Las obras aquí recogidas fueron seleccionadas por un total de dieciocho críticos, en quince categorías. Entre dieciocho, apenas tres son mujeres: Rosa Mora para la categoría de novela, Ana Rodríguez Fischer para la de cuento y Victoria Fernández para la de literatura infantil y juvenil (léase sutil estereotipo). De acuerdo con la elección de seleccionadores, Babelia comienza con la limitación de no tener representación de la opinión femenina para doce categorías entre ellas poesía, ciencias, historia, economía o filosofía (léase sutil estereotipo). Si consideramos que la proporción de lectores (incluyendo autores), que leen literatura escrita por autoras es baja, incluso antes de comenzar la selección de obras, Babelia ha pasado por alto la necesidad de una regla de inclusión en los seleccionadores, para llegar a un canon autorizado por su carácter abarcador.

El resultado es elocuente: ¡las obras escogidas por los dieciocho críticos pertenecen a 156 libros de autores y apenas 24 libros de autoras! Es decir, de las obras escogidas como modelo para un canon apenas el 13% han sido escritas por mujeres. Aunque huelgan las palabras, tomar en serio cualquier canon que parte de una selección tan parcial en sus seleccionadores y arbitraria en sus resultados sería ingenuo o en el peor de los casos disparatado. En realidad, las cientos de miles de personas que seguramente saldrán a la calle a comprar los libros de esta lista no son ni lo uno ni lo otro. Simplemente responden al sometimiento del status quo. Sin cuestionamientos, es lo que se les ha dicho durante veinte años. Así debe ser.

A esto se suma otra consideración. ¿No partimos de una arbitrariedad aún mayor, por ser la arbitrariedad generadora, cuando las obras escogidas por las editoriales españolas para su publicación responden a las mismas limitaciones que encontramos en la selección de obras aquí expuestas por Babelia? A lo largo de su trayectoria y su dedicación a la cultura Babelia representa la norma. Una norma que ostensiblemente se apoya en una visión patriarcal. Una visión que repetidamente acepta y promueve la invisibilidad de la mujer y de su papel como artífice de la cultura. Los acepta con su silencio, los promueve con la aparente normalidad en la exigua representación de la mujer en sus páginas, en forma de migajas, de mechada presencia como una guarnición al plato principal.

La construcción de cánones parece tener sólo un propósito, establecer valores impuestos por unos pocos, autonombrados jueces a dictar una norma arbitraria

¿No será que “las claves de la actualidad literaria” que con tanto orgullo Babelia afirma haber dado durante veinte años, son claves de un dominio de la cultura demarcada por límites patriarcales? Para los próximos mil, Babelia haría bien en desbaratar esos límites si pretende de aquí en adelante ser un fiel representante de la Cultura.

 

 

Las mil omisiones de Babelia

 

         

El País acaba de celebrar las mil portadas de Babelia. Mil números de una revista cultural cuya trayectoria comenzó el 19 de octubre de 1991. Ángel Harguindey nos dice en el número 1000: “Son portadas de literatura, música, arte, fotografía, arquitectura, diseño, moda, teatro, cine y pensamiento. Remiten en la mayoría de los casos a individualidades, a nombres propios que por una u otra razón estaban en ese momento en la cresta de la ola. Naturalmente, también hay homenajes a una vida y una obra al margen de su actualidad inmediata y las hay con contenidos temáticos. En resumen: hay de todo como en botica.”

 Todo menos un lugar de relevancia para la mujer, como se hace más que evidente en las pocas fotos en portada que representan al género femenino. Las fotos que exhibe en su número mil para representar las mil semanas de cultura muestran rostros femeninos sin identidad. Rostros bellos. Sin una vida que los avale, una substancia que suponga su espacio dentro de la revista, que los acredite y por lo tanto les de valor. Son apenas tres rostros simbólicos, como el que vemos bajo el título “Estampas a la Siciliana”. “La batalla cultural de las ciudades en el siglo XXI” dice otra. En otra se ve a una mujer recostada junto a Delibes “Los pájaros olvidados de Delibes” dice la portada. Los once rostros masculinos, en cambio tienen un nombre, Porter, Vargas Llosa, García Márquez, Ellroy, Canetti, McEwan , etc, etc.

Los rostros femeninos en las portadas apenas ilustran un tema o acompañan a un autor. Ellos no son autores ni temas de por sí. Apenas suplen la ausencia real de la presencia femenina en Babelia. Son un espacio silente en la cultura, aquella que Babelia intenta representar. Aquella que no se basa en esos rostros femeninos para echarla a rodar. La omisión de la mujer como artífice de la cultura: un mensaje subliminal pero absoluto.

Un mensaje que, a pesar de décadas de reivindicaciones y supuestas legislaciones progresistas, continúa transmitiéndose de antena a antena, como pequeñas hormigas trabajan en una cadena interminable para satisfacer la voluntad de la reina, en este caso el rey. Personificado en los extensos canales de la cultura en pos de voluntades y visiones patriarcales.

Harguindey nos dice que Babelia “ha querido evitar el sectarismo y la arbitrariedad.” Obviamente, en su definición de sectarismo y arbitrariedad no consta el silencio y la invisibilidad constantes de la impronta de la mujer en todos los ámbitos de la cultura.

 Alejandra Guibert

Farsa apostólica

 

La investigación revela que el 5% del clero ha cometido abusos sexuales en seminarios, colegios y parroquias. ¡Uno de cada veinte curas! De lo que se ha conseguido desenmascarar y en un período de setenta años solamente. Dos ejemplos,  el sacerdote que abusó sexualmente de 200 niños impunemente bajo conocimiento de Benedicto XVI. Otro, Maciel, fundador de la orden Legionarios de Cristo, con mujer e hijos y diferentes nombres, bajo los que también abusaba de sus propios hijos.

Hoy el cardenal Bertoni miserablemente se da el lujo de relacionar la pederastia clerical con la homosexualidad y desentenderse del voto de celibato. Usar de chivo expiatorio a un grupo  que la Iglesia descarta como perverso por su legítima preferencia sexual sólo pretende desviar la atención de sus propios demonios. Cuando los actos de abuso sexual en manos de miles de representantes de la Iglesia no sólo constituyen un delito ante la justicia, sino que son actos perversos contra niños, engañados bajo la autoridad “sagrada” de la sotana que encubre debajo al demonio, contra el que castamente predican.

El cinismo de la iglesia es aplastante. La ocultación por parte del máximo exponente de la Iglesia y la aceptación, cómplice en el delito y ciega en la mentira de su cofradía casi idólatra, exponen su estafa moral. Sus millones de seguidores partícipes pecadores de omisión, en su incapacidad de aceptar el carácter terreno de la Iglesia y sus excesos de poder.  La jerarquía eclesiástica, su patriarcado misógino, su centenaria impunidad bajo supuestos actos de fe divina y obras de bondad universal, parecen auto-eximir a la Iglesia de todo “pecado”. Como si estuviéramos en la edad media y no nos hayamos dado cuenta.

La estafa de la iglesia así se expone, a pesar de sus celosos preceptos de obediencia, confesión, diezmo, su lista de mandamientos, todos en nombre de Dios. Cuando más que nunca queda manifiesto que es en nombre de sus propios intereses. El poder patriarcal a cargo de hacer cumplir “la ley de Dios” no podría llegar más lejos, si no fuera por su flagrante osadía de cinismo.

¿Hasta cuándo las autoridades van a dar carta blanca al abuso institucional de la Iglesia con la inacción ante los abusos sexuales? En un mundo patriarcal la respuesta es simple. Hasta que a la mujer no se le permita acceso a los lugares de poder, para que finalmente se recurra a su proceder ante los delitos de abuso contra la mujer y los niños.

 A. Guibert

Por las páginas de El País…

 

 

 

       el-pais1    balcongoya

 

Por las páginas de cultura de El País, y las de Babelia, desfilan escritores y sus libros con sus pensamientos y sus dictámenes, y la historia que han construido y construyen a partir de sí mismos y la valoración de sus obras. La sensación clara de un mundo de conceptos instituidos en piedra, inamovibles. Entre ellos se pone de manifiesto lo imposible de resaltar, lo invisible.

 

La ausencia de la presencia femenina como creadora, como formadora y comunicadora de una realidad, de un modelo o paradigma desde donde afirmarse para conocer, formular ideas, recomendar lecturas, transmitir y legar un mundo literario a través de su propia forja de una visión. Así como lo hace el hombre y su presencia resulta fácil y natural.

 

Cuando en las páginas de la cultura se pone de manifiesto la presencia femenina es cuando es hecha presencia. Cuando su aparición es el tema del fascículo, es el artículo del número especial. La presencia de la mujer en la literatura como si fuera un tema en sí que tratar o un fantasma que examinar.

Resalta también la restricción de un lugar tomado. Un lugar en el cual a la mujer se le da un rincón de donde asomarse y se finge que es el lugar de todos. Sólo que para ella, la mujer, la protagonista, lo es apenas por ese fascículo. No vaya a ser que se crea que luego estará lado a lado, con sus temas diferentes, que la alienan de los temas de ellos, los que tienen el sello de la casa. El sello que todos han aprobado sea para bien o para mal. Es el único. El de ellos. Un sello de una matriz que ha sido destruida. Para ellas sólo habrá un espacio especial en el fascículo particular o la noticia del evento desacostumbrado. Apenas para aquietarlas y permitirles apoderarse de un sentimiento de orgullo y satisfacción. Luego, a lo suyo. Lo de ellos es lo que va por la calle principal. La calle en la que desde el balcón ella sigue asistiendo el desfile de lo que se convirtió en la avenida de palabras, conceptos, percepciones, modelos e idiosincrasias de la oficialidad literaria. La oficialidad masculina de la cultura.

 

Como dice Carlos Fuentes, uno de los “dioses sagrados” aprobados por el sello de esta oficialidad en la entrevista del 4 de octubre de 2008 en Babelia:

“Todo está temáticamente dicho, pero el tratamiento es cada vez distinto”. ¿Dicho por quién? “Hay doce temas más o menos, en la novela: padres e hijos, hombres y mujeres, sexo, hijo pródigo, el viaje, la aventura, Ulises…” Los temas aparentemente universales vuelven a poner de manifiesto que no existen otros temas. Mucho menos aquellos que incumben a ellas, las escritoras que desde el balcón continúan diciendo a viva voz sin ser oídas por el ruido estridente que sube de la avenida. Esa misma universalidad del mundo patriarcal en que a la mujer se le da un lugar prestado. El mundo por el que con autoridad ellos caminan en la avenida. Mientras se espera que la sociedad en su totalidad camine junto o detrás en procesión, y la mujer se conforme con mirar desde el balcón. La autoridad militar, académica, científica, familiar, religiosa. El mundo patriarcal que sigue dictaminando los gobiernos, la economía, la guerra, los movimientos en el arte y la vida en general. En sus orillas, la mujer con su forma distinta de la corriente dominante, la que le da el derecho de mantenerla al margen de los valores decididos y estampados con el sello de aprobación.

Dice Fuentes: “Escribir sintiéndote el Dios de la primera creación es el gran privilegio de la literatura”. Otro concepto que nos separa, nos distingue por suerte y por desgracia. Para llevarlos a ellos en sueños de cumbres de grandeza, la deidad monoteísta de la masculinidad. A combatirlo todo, desecharlo todo, devorarlo todo, imponerlo todo, a sus anchas. Y continúa: “Es la fuerza del escritor. Sobrevive a los políticos por eso. El tiempo sigue adelante, derrota a los escritores, pero los escritores triunfan porque intentaron lo imposible”. La contienda permanente. Ser el mejor para arrasar, no dejar lugar, a codazos. Alcanzar un lugar, vencer, entre ellos.

 

Dejando de lado el silencio y la protección del espacio adquirido y reservado para un mundo patriarcal del intelecto, las palabras de Fuentes me saben a una antigüedad fuera de circulación. A pesar de la renuencia de dejar caer a los dioses sagrados, aunque hayan quedado fuera de su tiempo. No por una cuestión de edad material sino del momento de una era que por fortuna cambió, y a la que ciertas mentes no se adaptaron. Al igual que los políticos con los que se compara Fuentes. Estos conceptos de Fuentes suenan tan fuera de su tiempo, que la entrevista parece de una edición de El País de los años 80. Tal vez deba cuestionar también al entrevistador, el aparentemente sobrecogido discípulo que sigue promoviendo modelos cómodamente asentados en su subconsciente. Por un lado, estas páginas de El País no dejan de ser una decepción. Por otro, una cierta esperanza como una pequeña luz casi imperceptible me llega a la conciencia de que algo hemos avanzado, cuando los criterios de esta entrevista me saben a rancio.

 

Alejandra Guibert

 

 

 

 

Tendría que ser un escándalo, pero no lo es…

   

 

Terminadas las olimpíadas de Pekín, la prensa del Reino Unido cubre la llegada de los atletas británicos en primera plana:

“El regreso de los héroes”. “Si quieres ser una superpotencia…” “El botín de oro”, “Bienvenida para el orgullo británico”, “Nuestros héroes”, “Lucharon por la gloria en China”.

 

 

      Celebraciones al finalizar la 2da Guerra 
                                                  celebraciones al finalizar
                                                   la 2da Guerra

Esta terminología de guerra (o de piratas) se sigue utilizando en relación al evento mundial considerado único por su capacidad de sustraerse de todo conflicto mundial. Un encuentro de las naciones de todo el mundo en que aun aquellas en conflicto coinciden en un espacio neutral, donde los valores consiguen elevarse: la camaradería,  la hermandad para un mundo mejor y pacífico, el espíritu de amistad, la igualdad de oportunidades, la solidaridad, la deportividad y el juego limpio”.

 

El espíritu de superación y la búsqueda de la excelencia de los atletas que regresan felices por sus éxitos, se traduce a través de la prensa en un espíritu de guerra. Los valores humanos que los juegos olímpicos tienen como esencia se manipulan para convertirlos en un espíritu nacionalista combatiente. Los titulares transforman el carácter positivo de los valores humanos olímpicos en negativo al robar esta energía de superación y darle una nueva forma basada en los valores de poder. El universalismo se vuelve nacionalismo.

 

Si se trata de que el deporte cree una sensación de bienestar y realización, no es la terminología bélica y la idolatría al triunfalismo de los “héroes” de fondo profundamente patriarcal, la que condice con la esencia olímpica.

 

Los medios de difusión tienen una responsabilidad por ser una herramienta poderosa que moldea opinión. Difícil asumirla si quienes están al frente de los medios siguen siendo aquellos elementos que continúan promoviendo una visión patriarcal de todos los ámbitos de la vida.

 

Despojar a los valores humanos de su esencia más valiosa y noble para alimentar nociones patriarcales decadentes es inadmisible. Volvemos a dar un paso atrás, o nunca dimos ese paso hacia delante… Alejandra Guibert

 

                   

La codicia… a un costo de 400 mil millones de dólares

codicia2.jpg 

La inflación, la crisis crediticia y la desaceleración general ponen nerviosos a los economistas de los países europeos, pero sus ministros no se ponen de acuerdo. ¿Cuál es la solución?
El debacle de las hipotecas subprime ha abierto una brecha en la economía mundial, donde las arenas movedizas al fondo son una advertencia más contra la voracidad financiera y la falta de transparencia que trae aparejada.

Los jefes financieros del G7 advierten sobre la incertidumbre y desestabilización económica. El desconcierto al que nos ofrendan en sacrificio las instituciones financieras, como ovejas al matadero, tiene su base en la competencia feroz para vender préstamos y adquirir clientes. Millones de consumidores seleccionados como un blanco certero, aunque sin una base sólida para pagar créditos a los que se atrae con falsas promesas y letra minúscula imposible de leer, además de información engañosa sobre productos financieros y un futuro próspero como propietarios. Un sueño dorado tan difícil de creer como duro de tragar una vez pulverizado por la realidad.

El objetivo, vender. A toda costa. A costa de la casa del matrimonio con un hijo, que no solo pierde su casa, sino todos los meses del pago de la hipoteca, sorpresivamente más alta de lo calculado por el asesor financiero. Y como ellos todos los que perdieron y siguen perdiendo sus casas, sometidos a cuotas imposibles de pagar.

 codicia.jpg       repossesion.jpg

400 mil millones de pérdida no sólo designan la ruina de miles de hogares, sino las secuelas de la desestabilización. Las compañías se preparan para el despido del personal, al ajustarse el cinturón a desgano, incómodamente, por la barriga más llena de lo normal. El desempleo que, a su vez, provoca menor asequibilidad, que a su vez provoca pérdidas a la industria y el comercio… todo en un ciclo de efecto dominó. Hasta la caída más violenta, al final de la fila. La última pieza: el valorado “consumidor”. 

El crecimiento económico y los servicios financieros: una trampa que esta vez no sólo liquida a las víctimas de siempre, sino también a la economía mundial y sus multimillonarias empresas. ¿Se avecinan tiempos difíciles? No, ya están aquí. 
                                              firmaagfinal.jpg

¡No, a los Juegos Olímpicos de Pekín!

                         

                        pekin3.jpg

China pone en práctica la violencia y la represión en nombre de las Olimpíadas.
Se invierten los valores: el ciudadano al final de la lista.

Ansiosa por mostrar al mundo la gran China moderna, capaz de organizar las mejores olimpíadas de Pekín 2008, esta gran potencia emergente, se prepara: forzando a sus residentes a dejar sus casas para abrir camino a la infraestructura de los Juegos.
Moneda corriente: la requisición de tierras y viviendas por un precio irrisorio, para la construcción de hoteles de lujo.
La meta: mostrarle al mundo el “progreso” de un país que no deja de hostigar a sus habitantes, masacrándolos ante cualquier oposición. 

China ha gastado unos £40 mil millones de dólares en obras para sus Juegos Olímpicos. Este dinero representa apenas una fracción del dinero adjudicado para el proyecto de reurbanización más radical en la historia. Cinco mil barrios han sido demolidos para construir en su lugar avenidas de torres de departamentos. Aunque muchos aceptan la compensación y el traslado a viviendas nuevas, los paquetes de desalojo no son negociables y quienes se niegan a mudarse sufren las terribles consecuencias.                                          

                amnestyinternationalpekin1.jpg            games-beijing.jpg

Las imágenes son innegables, los abusos a los derechos humanos incontables e irrecusables. El equipo de Canal 4 de Londres, para el programa Unreported World, encontró en las calles a docenas de ciudadanos chinos, algunos  de edad avanzada, desesperados y furiosos, muchos por haber sido golpeados, amenazados o intimidados por los promotores inmobiliarios y las autoridades. Un ejemplo fue la famosa “casa clavo” que parecía emerger de la tierra, al igual que el caldero elevado donde seguramente se depositará la llama olímpica para transferir…¿los valores de paz y amistad? Los principios éticos universales de las olimpíadas parecen estar construidos en esta ocasión sobre la sangre, las lágrimas y la desgracia de cientos de familias chinas.                    

            nail-house-china.jpg    olympics1.jpg

La ley china permite a los ciudadanos presentar sus reclamaciones al estado. Así es que llegan a la capital con ese propósito, y terminan durmiendo en las calles y las estaciones de trenes, desesperados por obtener una respuesta que nunca llega. A pesar de sus propias leyes, las autoridades chinas han dado la orden de deshacerse de estas multitudes desagradables que desmerecen ante el mundo la imagen de la ciudad de las Olimpíadas 2008. 

Se han creado cárceles ilegales, que llenan con 20 o 30 personas por celda, donde se las tortura y golpea a veces durante varias semanas. Unreported World consiguió entrar a una de ellas y obtuvo el testimonio de algunos detenidos, antes de que llegara el director fantasma de esta cárcel inexistente, que terminó deteniendo al equipo de Canal 4 durante seis horas, después de maltratarlo y destruir su cámara. Las autoridades niegan tener conocimiento de la opresión o las cárceles “negras”.

Una vez elegida para organizar las olimpíadas de 2008, China prometió mejorar sus derechos humanos. Por eso se ha propuesto mostrarse como un país armonioso, con Pekín una ciudad de luz y adelanto. A costa de 1,5 millones de personas que han sido desalojadas. “Un mundo, un sueño” es su lema… Según sus habitantes una excusa para arrasar con los barrios y erigir edificios de departamentos de lujo.  Un mundo y un sueño que van en contra de los propios principios de los Juegos Olímpicos desde sus comienzos. Serán éstos, hoy en día, el dinero y la conveniencia política…
                                  firmaagfinal.jpg

El futuro chino: la desaparición de la población femenina


Seguramente, Annie Besant, defensora del control de la natalidad para terminar con la degradación y el horror de una vida de pobreza y hacinamiento en las familias pobres,  nunca podría haber imaginado este otro horror que se desprende de las leyes chinas del control de la natalidad.
 

Se estima que 70.000 niños son raptados cada año para venderlos en el mercado negro, a veces por apenas 300 euros. La ley autoriza un solo hijo por matrimonio. Lo que significa que muchas mujeres “prefieren” abortar si es una niña, ciudadana de segunda categoría según la tradición. En este momento hay 40 millones más varones que mujeres jóvenes en China.  

La inflexibilidad de la ley de un solo hijo, y el machismo en una cultura donde el comercio de niños y mujeres valúa un varón casi el doble que una niña, viene moldeando el tráfico de niños robados en China.                                   

                    china03.jpg

El documental China´s Stolen Children presentado ayer por Canal 4 de Londres muestra esta realidad espeluznante que no es fácil de ver ni de entender. En él son extremos el dolor: de los padres que de un día a otro tienen que lidiar con la ausencia de un hijo, sin saber si está pasando hambre, frío o cualquier tipo de abuso, además de la carencia emocional de haber sido arrancados de sus hogares; y la insensibilidad: de los traficantes que comercian con una vida humana como si se tratara de una cabra o un cerdo para satisfacer la demanda. En algunos casos, ¡vendiendo a sus propios hijos! 

Quien sabe el gobierno chino encontró el método más efectivo, aunque no el más deseable, para el control de la natalidad: la desaparición de la mujer. El método, muy simple: La imposición de leyes desacertadas en vez de la educación y la información para una decisión informada de la población. El uso del miedo y el oportunismo en vez de la planificación familiar. El descuido calculado en vez de la atención social y la justicia…
Aunque puede parecer pedirle demasiado a una sociedad que continúa dejando morir a las niñas enfermas abandonadas en los orfanatos. 21 millón de bebés nacen todos lo años en China, donde las mujeres son encarceladas para luego hacerles un aborto si esperan su segundo hijo y luego se las esteriliza de por vida, sin su permiso y sin darles información. Donde se mata a los bebés inmediatamente después de haber nacido por medio de una inyección letal. Donde el gobierno corta la electricidad o el agua a las familias hasta que la mujer acceda a someterse al aborto o la esterilización.                           

                        china01.jpg

Hoy en día, aunque solo el nacimiento de un hijo sea autorizado, las niñas siguen desapareciendo. Los pocos niños que sobreviven a estas “leyes” tienen la suerte de ir a orfanatos del estado donde se los deja amarrados a las sillas sentados sobre un orinal y descuidados. Casi todas son niñas. Unas 15 millones de niñas han desaparecido desde la implementación de la ley de un hijo solo. Se cree que 1 millón de niñas desaparecen cada año. Como dijo uno de los entrevistados “En China, la mujer es como un vestido. Si no te gusta,  lo tiras”. 
                                               firmaagfinal.jpg

                                 china02.jpg

¿La era victoriana?

           reinavictoria.jpg

¿Pura coincidencia? La era victoriana en el Reino Unido enmarca el apogeo de la revolución industrial con el reinado de Victoria entre 1837 y 1901. Con asombrosos cambios culturales, políticos, económicos y científicos, durante su reinado, Gran Bretaña pasó de ser un país rural a uno altamente industrializado, con una red de ferrocarriles que revolucionó la industria y el comercio en toda Europa. 

Hoy, en la era de la revolución tecnológica, los paralelos son notables: Gran Bretaña involucrada en varias guerras, grandes avances y el resultante surgimiento de una sociedad masificada, manifestaciones en Trafalgar Square contra falsos “demócratas parlamentarios”, gran innovación en el arte y la arquitectura, y otros paralelos. En este caso referentes al nuevo milenio con la era de Victoria Beckham.              

                 vbeckam2.jpg

A falta del modelo de conducta de una verdadera reina… los medios nos imponen a esta reina del dinero, la superficialidad y la más descarada vanidad y falta de sentido. Luego de haber moldeado a su marido a su imagen y semejanza, para que además de patear una pelota por miles de libras/euros/dólares semanales se convierta en otro ídolo de los medios (más que nada fotográfico, ya que su capacidad de crear interés con sus opiniones es casi nula).

                      beckam.jpg     vbeckam3.jpg

Felicitaciones al canal ITV de Londres por lograr hacer un programa entero sobre la pareja Beckham y sus “Nuevos Comienzos” en su nueva “aventura” con el equipo estadounidense Galaxy. Pensándolo bien, no tiene que haber sido tan difícil, dado el público que la televisión viene moldeando con Gran Hermano y otros programas de TV basura. Es tan admirable como la abundancia de admiradoras/es que esta pareja consigue arrastrar con la ayuda de los medios.  

Si tuviera que elegir…hubiera preferido vivir en la era Victoriana del siglo XIX, que en la del siglo XXI con Victoria Beckham y su séquito de tilingas carentes de personalidad, encandiladas por la flacura de una Barbie más, sin tanto encanto…

           firmaagfinal.jpg

                                       vbeckam.jpg

Testosterona

              

 violencia1.jpg 

Cada día en la radio se habla de acoso, hostigamiento, maltrato, violación, asesinato. ¿Es necesario aclarar quiénes son las víctimas de estas acciones? Estas palabras salen diariamente en las noticias. Si no es en Bogotá, es en Londres y sino en Munich o en… La lista es interminable. Mujeres mayores de 14 años asesinadas en 2003 solamente en 40 países: 63.000. Una cada ocho minutos. Lo que nos lleva a preguntarnos cuántas mujeres sufren repetidas veces por maltrato, acoso, violación, o cualquier otro acto de violencia. Sea callada o abiertamente, la mujer sigue expuesta a la violencia masculina. 

En Radio 3 de la BBC, la semana pasada se dedicó un programa breve al tema del acoso. El argumento se repite: un hombre que no sólo se niega a mudarse de la casa de su ex pareja cuando ésta rompe la relación, sino que con sus actos de violencia la obliga a abandonar su propia casa, su ciudad, su trabajo, sus amigos. Otro que acosa con llamados diarios a su ex pareja de apenas 17 años en casa de sus padres, la espera afuera durante horas, usa el jardín de la familia como gimnasio y no la deja en paz. Estos casos ya son terriblemente angustiantes y amenazadores para la mujer. Y si hablamos de los casos como el de la niña inglesa Madeleine de cuatro años, raptada de su departamento de vacaciones en Portugal y desaparecida hace más de un mes… ¿En qué categoría entra esta noticia? 

          violenciamujer1.jpg     violenciamujer2.jpg

Los medios informan diariamente sobre violencia contra la mujer, además de los actos de violencia que no se imprimen como noticia, sino en la piel silenciosa de sus víctimas. Los medios informan los hechos inauditos como parte del statu quo, la realidad diaria. Una más para escuchar mientras comemos el sándwich a media mañana, o esperamos el último tema de Madonna que viene después, o el aviso del show de George Michael en el estadio de Wembley. Todos los días, tragamos las noticias de violencia contra la mujer con un vaso de vino, una cerveza o un café. Se sabe que ocurrirá. Se espera que ocurra. Lo aceptamos, lo aceptan. Mientras sacudimos la cabeza de lado a lado. Mientras nada se dice sobre el perpetrador.  

¿Por qué no se analiza el problema? ¿Por qué no se va a la raíz para solucionarlo? ¿Por qué no se busca la manera?

                violenciatestos1.jpg

Tal vez la respuesta esté en la reciente invención de la farmacología: el milagroso Viagra (el medicamento para la disfunción eréctil). Mientras que recibimos cientos de emails publicitarios que ofrecen Viagra (y que gracias a la existencia del buzón de correo basura terminan donde deben estar) para la continua sublimación de la potencia masculina, las mujeres siguen siendo víctimas de esa potencia. La testosterona del hombre que controla al mundo según sus necesidades. El desarrollo de productos dirigidos, confeccionados a su medida.  

¿Por qué no se invierte, por el contrario, en el desarrollo de una droga que evite el abuso diario, la noticia diaria, la diaria tortura bajo el tapete, a puertas cerradas, a golpes, a violación conyugal, la muerte de las niñas en manos de animales que se dicen hombres? La droga opuesta al Viagra. La que cancele al animal que no tiene lugar en una sociedad que se dice civilizada. En el siglo XXI, avanzamos con la más sofisticada tecnología aplicada a la ciencia y todos los ámbitos de la vida… ¿para el avance de la civilización?              

       violencecontrol.jpg

¿No se resuelve el problema de obesidad (cuando no se consigue seguir una dieta) con el grapado gástrico? Por qué no castrar a un pedófilo reincidente o a un violador. La gente obesa no es un peligro para la sociedad y, sin embargo, la medicina tiene una solución para ellos.  

Solamente 23 países en el mundo tienen estadísticas de cuántas mujeres mueren al año por violencia machista. Se sabe que son miles las que mueren. Serán cientos de miles las que sufren maltratos y violencia sistemáticamente. 

La excusa: “la testosterona es parte de nuestra naturaleza”. Bienvenidos al siglo XXI, cortesía del machismo y el silencio institucional “erecto” por el control masculino.

           firmaagfinal.jpg

                            violenciamacho.jpg

Otras lecturas de una maratón…

marathon3.jpg 

Ayer asistí a la Maratón de Londres por primera vez. Un evento del que no se sale sin una impresión profunda. La impresión de ver uno tras otro a velocidad, como un desfile al empeño humano, a cientos de rostros, cuerpos, brazos, piernas, expresivos de su esfuerzo en esta tarea extrema. La impresión de una tarea hercúlea llena de nobleza y total compromiso. Y con ella la sensación de una unión humana especial, para sobrellevar una tarea en común y alcanzar el éxito.  

Ésta sensación no viene sola. Está acompañada de miles de personas, un número casi quince veces mayor que el de participantes que acompañan a estos rostros y piernas en todo el trayecto hasta la meta. Con gritos, vivas, aliento, nombres al aire dichos para levantar las piernas cansadas, los ánimos casi derrotados, el desfallecimiento que, en caso contrario, arrasaría rápidamente con semejante empresa. Son miles los corredores no profesionales que participan en este recorrido de 21 km. Son más de 36.000 participantes de los cuales sólo unos 30 son corredores profesionales que van, en su calidad de atletas, tras una medalla y un triunfo. Del resto en esta ocasión 73 personas fueron hospitalizadas, 5.032 recibieron ayuda de primeros auxilios y hubo un muerto de 22 años, cuyo corazón no pudo soportar el esfuerzo extremo. 

De la larga fila de 21 km de valla, me ubiqué casi frente al Parlamento, a dos km de la línea de llegada. ¿Es la primera impresión la que vale? Entonces, hay quien se quedaría con la involuntaria emoción que me llenó los ojos, según los primeros corredores iban llegando tan próximos a la meta. Cuanto más tiempo seguía con la mirada a los seres cansados que a cualquier precio y en cualquier condición seguían pasando por mí hacia la meta anhelada, al son de los gritos de aliento “no te des por vencido” “vamos, sigue” “falta poco”, más fui cambiando. A ambos lados del vía crucis del atletismo, los gritos se hacían más vívidos, más exigentes, a veces histéricos para que los cuerpos cansados no se dejaran caer. Los ojos se me secaron por completo mientras otros pensamientos fueron tomando la emoción primera.

marathon.jpg           marathon4.jpg

Desconfié. De tanto apoyo, de tanto esfuerzo, de tanta unión humana. De la mujer que no dejaba de nombrar uno tras otro los nombres escritos en las camisetas empapadas de sudor para darles aliento. Sospeché de las buenas intenciones en una pasajera tarde soleada con los niños de la mano y la lata de refresco en la otra. Sospeché de las celebridades que corren por sus sociedades benéficas. Y de éstas, que recaudan de cada gota de sudor de 36.391 participantes cientos de miles de libras. Decenas de organizaciones para la investigación principalmente contra todo tipo de cáncer, enfermedades del corazón, y otras. Sospeché de estas organizaciones que investigan para la producción de fármacos que nos remiten a mis artículos del mes de marzo publicados en la categoría Salud. Desconfié de la aceptación de medio millón de personas que da por sentado lo que se ofrece año tras año como un evento solidario… 

marathon2.jpg

Como sospecho de la presión que sufrió la maratonista inglesa, Paula Radcliffe, ganadora de tantas medallas, y que en 2004 abandonó la maratón en la que supuestamente ganaría la medalla de oro e inmediatamente fue vituperada por la prensa por abandonar la carrera. Como desconfío de la propia Paula quien en otra carrera declaró: “Creo que debo disculparme con toda la nación por haberme detenido porque tenía dolores de estómago y perdía muchos segundos”.  

londonmarathon.jpg

También me remito a la no tan antigua prohibición en Etiopía que negaba la participación de la mujer en carreras como ésta. Hasta que tras victorias sucesivas, las pocas mujeres corredoras en rebeldía contra esta ley dieron tanto prestigio a su país, que ya no fue problema legalizar inmediatamente la participación de la mujer en la carrera a distancia. 

Sospecho de la necesidad de “triunfo”, de la presión nacional de ganar a toda costa. De los cambios sociales por razones dudosas. De la imposición a través de los siglos del concepto de honor y victoria. Observo y desconfío. 
                                       firmaagfinal.jpg