¿Por qué ir a la huelga feminista?

Mujeres para pensar apoya tus respuestas para despejar dudas. Desde Inglaterra también estaremos en huelga.
Nuestros mejores deseos para el 8 de marzo.
Mujeres para pensar  cropped-mpplogo-3-colournewyear

Mujeres en Lucha

Mañana todas las mujeres tenemos una cita: la huelga feminista. A pesar de que todas estamos convocadas, no todas acabamos de sentirnos parte de ella o no reconocemos su legitimidad. Durante las últimas semanas se están difundiendo muchas afirmaciones sobre la convocatoria y, con ellas, surgen muchas preguntas.

Parece casi obligatorio preguntar a políticos, personalidades y famosos si la secundarán. Ante este caos informativo se repiten algunas de las dudas más recurrentes sobre el feminismo y sus reivindicaciones y se pone en cuestión si esta huelga es necesaria. Este es el porqué de este artículo: mostrar la necesidad de las reivindicaciones que esta convocatoria representa.

Todas las mujeres estamos llamadas a parar; no solo en lo que refiere a lo laboral, sino en todos los ámbitos de nuestra vida. El 8 de marzo las mujeres no cuidamos, no trabajamos, no estudiamos y no consumimos. Durante 24 horas decimos ‘basta’ y…

Ver la entrada original 648 palabras más

Abusos en el centro de detención de inmigrantes en Yarl’s Wood

En el día de la mujer un homenaje a las 400 mujeres inocentes detenidas en el centro de detención Yarl´s Wood, mientras se entregan a una huelga de hambre.

 

Yarl's Wood

Yarl's Wood 2

 

Con el gobierno conservador de Teresa May en el Reino Unido se vienen implementando leyes que despojan a aquellas personas más necesitadas o en situación de gran vulnerabilidad de protecciones que anteriores gobiernos defendían y respetaban, y que hoy día poco a poco van desapareciendo.

Mas de cien mujeres en Yarl´s Wood se entregan a una huelga de hambre.
¿Por qué?

Detenidas durante 5, 6, 8 o en un caso 14 meses, no se les da ninguna explicación ni tiempo definido de su detención.

Algunas de ellas llegaron al centro como menores de edad. La mayoría son supervivientes de tortura, abuso sexual, prostitución forzada, tráfico humano. Tienen problemas de salud física y mental. En el caso de estas mujeres, su detención en estas circunstancias imposibilita su recuperación de experiencias profundamente traumáticas en sus países de origen.
¿Cuál es el argumento detrás de estas detenciones de mujeres inocentes que han llegado al Reino Unido para pedir asilo?

¿O los casos en que las victimas de detención son mujeres que han vivido en el Reino Unido durante diez o veinte años traídas por sus padres, residentes permanentes, y que hoy día por un cambio en la ley, destinado a reducir los números de inmigración, se encuentran en un limbo en Yarl´s Wood?
Es insospechado el trauma de estas mujeres que llevan una vida establecida, con trabajo y/o estudios, y que de pronto reciben un oficial de inmigración en sus casas para extraerlas de sus vidas sin más. ¿Qué propósito tienen estas detenciones, cuando el 85% de las mujeres en Yarl´s Wood son devueltas a sus hogares en el Reino Unido al cabo de varios meses?

El Artículo 5 de la Convención de Derechos Humanos protege el derecho a la libertad, o sea que el estado no puede negar ese derecho de manera arbitraria y mucho menos indefinida.

Un informe solicitado en el Parlamento en 2015 declaró que el sistema de detención inmigratorio en el Reino Unido era “caro, ineficiente e injusto” y recomendó al Ministerio del Interior asignar un tiempo límite de detención de 28 días.  No sólo no se ha implementado esta recomendación, sino que existen casos dentro de Yarl´s Wood de abuso, acoso sexual o trato degradante, que violan el artículo 8 de la Convención de Derechos Humanos en que se garantiza como un derecho absoluto no ser sometido a tortura o trato degradante.

El estado tiene la obligación de proteger a estas mujeres y sin embargo, la primera ministra Teresa May y la ministra del interior Amber Rudd mantienen un silencio absoluto sobre este tema.

Alejandra Guibert

 

Los niños perdidos de Valeria Luiselli

Los niños perdidos                                                                                              Valeria Luiselli

 

Decenas de miles de niños cruzan la frontera de México y son detenidos en Estados Unidos. Niños y niñas de Guatemala, El Salvador, Honduras.

¿Qué será de sus vidas? ¿Por qué se han embarcado en un viaje que puede costarles la vida? ¿Por qué han elegido los Estados Unidos? ¿Qué pueden esperar?

Valeria Luiselli nos presenta en su estremecedor ensayo Los niños perdidos (Un ensayo en cuarenta preguntas) extraídas del cuestionario de admisión para niños indocumentados que cruzan solos la frontera. Las respuestas junto con su lúcido y reñido análisis retratan una realidad devastadora.

Un ensayo esencial para entender el modelo inmigratorio estadounidense, las nociones y actitudes de la población hacia el inmigrante y las consecuencias dolorosas de ambos.

 Un libro esclarecedor, humano y que invita a una reflexión honesta y profunda.

Alejandra Guibert

¿Quién le hacia la cena a Adam Smith?

 

¿Quien le hacia la cena a Adam Smith?       La falta de toma de conciencia, paralizada e impedida a través de los siglos, es tal que esta pregunta surge nueva, como si hasta ahora nunca hubiera sido posible, como una enorme epifanía literaria que finalmente ilumina el pasado y el camino futuro.

Una pregunta simple, en boca de una mujer quien la descubre como una aguja en un pajar, el del patriarcado que en su inmensidad la mantiene escondida, aguda y profunda. Un aguja de oro que perfora todo razonamiento rancio encerrado dentro de este pajar denso, compacto y seco.

Katrine Marçal encuentra esta aguja dorada y nos la presenta en bandeja de plata junto a este magnífico libro, llevándonos con soltura dentro de un texto entre irónico y contemporáneo, pero ajustándose con rigor a un marco socio-económico para develarnos los falaces supuestos sobre los que se sostienen los conceptos y teorías económicos modernos que han llevado a las diferentes crisis y las debacles financieras recientes.

Al ofrecernos un análisis profundo y detallado del camino de la economía de los tres últimos siglos, Katrine desenmascara al homo economicus de Adam Smith como un gran impostor del mercado perfecto que todo lo sabe. Más bien, que todo lo destruye, prueba Katrine, con su cinismo ególatra y su incapacidad de empatía o espíritu colaborador. Y lo que resulta ser aún más dañino, la exclusión histórica de la mujer de todo modelo económico. El homo economicus de Adam Smith es un hombre desapegado de su entorno, su comunidad y su sentido humano, más parecido a un robot que odia al mundo y que por ello lo usa para su propio beneficio.

Se me hace que Adam Smith es una especie de Dr. Frankenstein, en su intento de crear un ser a su imagen y semejanza, con su misma frialdad y desapego del mundo y de su madre, quien todos los días le preparaba la cena, una noción trastocada que Smith utilizó como punto de partida para sus teorías del comportamiento económico. Y sin embargo, no supo interpretar el valor intrínseco de esa cena, por la simple razón de haber hecho de su madre un ser invisible. De allí sus teorías que despojan a la mujer de todo papel o participación. No es de extrañar que en un mundo profundamente patriarcal las teorías político-económicas de Adam Smith en 1776 no sólo no encontraran oposición alguna, sino que fueran bienvenidas y celebradas, siendo que responden a una visión del mundo masculina al extremo y por qué no decir misógina.

Aún hoy, venimos arrastrando los mismo modelos, renovados, ampliados, adaptados en sucesión por nuevos economistas a través de las décadas. Sin embargo, hoy no pueden negar sus bases anacrónicas y fallidas. Katrine Marçal sí tiene otras propuestas, más evolucionadas e inclusivas, que responden a un modelo humano de colaboración y entendimiento profundo de nuestras necesidades dentro de la sociedad.

Nos plantea un nuevo desafío, el reemplazo total del homo economicus.

Este es un libro inspirado y visionario. Lectura obligatoria para toda mujer que desee entender su papel en este momento de grandes cambios y reivindicaciones necesarias y para todo hombre comprometido con un mundo compartido en busca de soluciones reales, saludables y justas.

Alejandra Guibert

¡Hoy hace 100 años!

sufragio2

Cien años hace que fueron tratadas de locas, histéricas, malas mujeres; que fueron insultadas, humilladas, golpeadas, encarceladas, que no sólo no quisieron escucharlas sino que trataron de hacerlas callar, que la policía las maltrató como si fueran delincuentes.

Y sin embargo, lo consiguieron, aunque les llevó largo tiempo de luchas y sufrimiento. Lograron modificar viejos e injustos modelos de poder y con ellos la percepción popular de un derecho natural para todos. Emmeline Pankhurst fue una de ellas, Emily Davison quien entregó su vida fue otra. Valió la pena. El 6 de febrero de 1918 las mujeres británicas consiguieron el derecho al voto. Era limitado pero fue el comienzo de un largo siglo de reivindicaciones. 

Hoy se celebra en todo el Reino Unido, hombres y mujeres lo celebran y rinden homenaje a aquellas pioneras valientes a quienes la sociedad en general les debe una visión de igualdad y respeto.