Fatima al-Fihri

Fatima al-Fihri

El mundo de la educación superior y universitaria debe a Fatima al-Fihri la idea de los centros de educación superior, por haber concebido por primera vez el concepto de universidad, que sentó las bases de las universidades modernas en todo el mundo.

Nacida en Túnez hace más de mil años, en el seno de una familia rica de comerciantes musulmanes, de profunda apreciación de la educación, Fatima fundó la primera universidad de la que se tiene conocimiento, en Fez, Marruecos. El libro Guinness de records la tiene como la universidad en existencia más antigua del planeta.

Fatima y su hermana Mariam, recibieron una excelente educación, y a comienzos del siglo IX, dejaron Tunisia junto con su familia, al igual que muchas otras familias árabes, para emigrar a Fez, considerada una ciudad cosmopolita, cultural y avanzada en la época.

Al fallecer su padre y luego del fallecimiento de su marido y su hermano al poco tiempo, Fatima heredó un gran fortuna, con lo que las hermanas decidieron invertir el dinero en algo que beneficiara a la comunidad local.

En el año 859, al-Fihri decidió que una academia de educación superior era una prioridad en Fez y fundó la mezquita y universidad de al-Qarawiyyin. Supervisó la construcción del edificio original de treinta metros de largo, con un patio interno, una sala de oración, una biblioteca y varias aulas.

En sus comienzos, la universidad ofrecía cursos religiosos y estudios del Corán, pero su programa de estudios pronto se amplió para incluir gramática árabe, matemáticas, música, medicina y astronomía, para muy pronto comenzar a otorgar títulos a los estudiantes que completaban los cursos.

Pronto la universidad se convirtió en un centro espiritual y educativo de gran prestigio, visitado por eruditos e intelectuales de todo el mundo. Al-Fihri asistió a innúmeras cátedras allí hasta sus últimos años.

Su idea de un centro educativo que brindara oportunidades para el estudio superior se esparció por todo el mundo durante la edad media, resultando en la fundación de las instituciones educativas más antiguas de Europa en los siglos siguientes, incluyendo la Universidad de Boloña fundada en 1088, la Universidad de Oxford fundada alrededor del año 1096.

Luego de su muerte, la universidad continuó ampliándose. La mezquita fue la más grande de África, con capacidad para veintidos mil personas. La universidad de Al-Qarawiyyin aún es muy importante, con alumnos como Fatima al-Kabbaj, quien más tarde se convertiría en la única mujer del Consejo Supremo de Conocimientos Religiosos de Marruecos. En el siglo XIV, la universidad ya tenía ocho mil alumnos.

La biblioteca estuvo bajo restauración y reabrió sus puertas al público en mayo de 2016. Su colección cuenta con más de 4000 manuscritos.

Mariam también facilitó los fondos para la mezquita de Al-Andalus en Fez.

Ambas hermanas forman parte de una larga tradición de mujeres fundadoras de mezquitas.

Lydia Cabrera

lydia-cabrera2  20.05.1899 – 19.09.1991

Escritora y activista literaria, estudiosa e investigadora de la cultura afrocubana. Consagrada como la pionera y más alta autoridad en el tema de santería y otras religiones afrocubanas.

Publicó más de cien libros. El Monte es el estudio antropológico más importante de las tradiciones afrocubanas. Publicado en 1954, se convirtió en la “biblia” de los santeros que practican Santería, sincretismo de las enseñanzas católicas y las religiones nativas afrocubanas, que evolucionaron de las creencias de los primeros esclavos africanos en el Caribe.

Nacida en La Habana, la menor de ocho hermanos y hermanas, Lydia se crió dentro del seno de una familia privilegiada en la Cuba pre revolucionaria. Su padre, Raimundo Cabrera fue escritor, abogado, un hombre prominente y defensor de la independencia cubana. Su madre, Elisa Marcaida Casanova era respetada como una mujer de sociedad. Su padre también era presidente de la primera corporación cubana, La Sociedad Económica de Amigos del País, fundada en el siglo XVIII. Era dueño de la revista literaria, “Cuba y América”, donde Lydia hizo sus primeros ensayos como escritora. A los trece años, Cabrera escribía para la revista una columna semanal anónima, en la que cubría temas de sociedad como casamientos, anuncios, nacimientos y notas necrológicas.

La familia tenía personal doméstico afrocubano y niñeras, de quienes Lydia aprendió sobre la cultura afrocubana, las historias y tradiciones y las religiones. De niña escuchaba con atención las historias que también hablaban de su modo de vida y sus sufrimientos.

Como en la mayoría de los hogares pudientes cubanos a principios del 1900, los jóvenes Cabrera se educaban con maestros privados en casa. Lydia fue a una escuela privada brevemente, ya que no era aceptado socialmente que una joven continuara su educación más allá de una educación primaria. Lydia terminó la secundaria por su cuenta.

Tras la muerte de su padre en 1923, en 1927 Lydia decidió trabajar e independizarse. Se mudó a París para estudiar arte y religión en L’Ecole du Louvre, graduándose en 1930. En París, donde vivió 11 años, estudió dibujo y pintura con la rusa Alexandra Exter. Fue entonces cuando descubrió el arte africano y la gran influencia que tenía en la el arte cubano. También leía libros cubanos junto a su amiga Teresa de la Parra, novelista venezolana. Estando en París, publicó su primer libro, “Cuentos Negros”, en 1936. Con la intención de estudiar en profundidad la cultura cubana, regresó a Cuba en 1937 y se estableció en Marianao. En su Segundo libro de cuentos, dio a conocer los rituales y tradiciones religiosas.

En El Monte, Cabrera describe las principales religiones afrocubanas, la Regla de Ocha o Santería y el culto a Ifá, ambas derivadas de la tradicional religión Yoruba, y Palo Monte, originada en Africa Central. Los críticos literarios le atribuyen haber llevado las narrativas orales afrocubanas a la literatura, al mismo tiempo que los antropólogos se han nutrido de sus relatos de información oral recogidos durante entrevistas a santeros, babalaos o paleros y de sus descripciones de las ceremonias religiosas.

Donó su extensa investigación a la biblioteca de la Universidad de Miami. Una sección del libro Tres Tristes Tigres de Guillermo Cabrera Infante está escrito bajo el nombre de Lydia Cabrera, en una interpretación de su voz literaria.

Aunque nunca recibió una educación antropológica, su perspectiva de estudio es sin duda antropológica. El tema principal en su trabajo es la marginalización de la cultura afrocubana, dándole una voz a través de imágenes y relatos, donde la ficción y los hechos se entremezclan.Lydia fue una de las primeras escritoras en reconocer y hacer pública la riqueza de la cultura afrocubana y su contribución a la literatura, la antropología y la etnología es de inmenso valor.

En los años 50 continuó publicando libros sobre las religiones afrocubanas, especialmente enfocados en los Abakuás, una sociedad secreta que no hablaba sobre su religión y menos con una mujer. Sin embargo, logró varias entrevistas con algunos miembros.

Lydia dejó Cuba en 1960, poco después de la revolución y nunca regresó. Salió como exiliada, primero llegando a Madrid y luego estableciéndose en Miami, donde permaneció el resto de su vida. Lydia Cabrera recibió varios doctorados honorarios. Cabrera describe sus cuentos como “transposiciones”, pero llegan mucho más lejos que simples relatos, ya que recreó y alteró elementos, personajes, y temas de la cultura africana, a la que agregó detalles y las costumbres de los siglos XIX y XX.

Los últimos años de su vida, trabajó en la edición y publicación de un gran número de notas que recopiló en más de treinta años de investigación en Cuba.

Algunos de sus libros son “Refranes de negros viejos” (1955), “Otán Iyebiye, las piedras preciosas”, “Ayapá, cuentos de jicotea” (1971), “La lengua sagrada de los ñáñigos” (1988), etc.

Lydia falleció en Miami a los 92 años.

 

 

 

 

 

Ban Zhao

Ban Zhao 45 – 116 d.C

Fue la primera historiadora china de la que se tiene conocimiento, en una era en que las mujeres no sabían leer ni escribir por negárseles acceso a la educación.

Hija del famoso historiador Ban Biao y la menor de dos hermanas, también fue la nieta del notable erudito y poeta Consort Ban, lo que le dio acceso a la educación y la erudición.

También conocida como Huiban, Ban Zhao nació en Anling, cerca de Xianyang, en la provincia de Shaanxi. A los catorce años se casó con Cao Shishu y en la corte se referían a ella como la venerable señora. Su esposo murió cuando ella era joven y ya no volvió a casarse para dedicarse a su vida intelectual.

Completó el trabajo de su hermano Ban Gu sobre la historia del oeste de Han, Hanshu, (el Libro de Han) agregando la genealogía de la madre del emperador e información que no se anotaba por lo general, y contribuyó a la divulgación de la historia, haciendo de Hanshu una obra completa.

También escribió Nu Jie, (Lecciones para la mujer), una obra influyente sobre la conducta de las mujeres. Este libro con sentido moral confuciano recomendaba a las mujeres a ser respetuosas con el más alto propósito de mantener la armonía familiar, un concepto importante en la China histórica. El libro también hace hincapié en la necesidad de una buena educación para las mujeres dentro de una estructura patriarcal, en la que la mujer es sirviente del hombre. Un revisionista contemporáneo formula que el libro es una guía para enseñar a la mujer a evitar el escándalo durante la juventud para sobrevivir lo suficiente como para ser una poderosa viuda en la edad madura.

Este tratado sobre la educación de la mujer fue dedicado a las hijas en la familia de Ban Zhao pero inmediatamente fue circulado en la corte y se convirtió en una guía popular para la conducta de la mujer en China.

Ban Zhao fue maestra de la emperatriz Deng Sui y miembros de la corte en la biblioteca real, lo que le ganó gran influencia política. La emperatriz y las concubinas la llamaban “la mujer de talento” y la emperatriz la hizo dama de compañía, requiriendo a menudo sus consejos y opiniones. Como bibliotecaria en la corte, Ban Zhao supervisaba las labores editoriales de los asistentes y entrenaba a otros estudiosos. Dentro de esta capacidad, reorganizó y aumentó el libro Biografías de mujeres eminentes de Liy Xiang. Es posible que también supervisara la copia de manuscritos en folios de bambú y seda al material que había sido recientemente inventado, el papel.

En 113, con el nombramiento de su hijo Cao Cheng como oficial en la comandancia de Cenliu, Ban Zhao lo acompañó y escribió el relato de su viaje en Dong Zheng Fu, texto que hoy se conserva. Luego de su muerte, su nuera, née Ding, recopiló sus obras en tres volúmenes, Obras completas de Ban Zhao, pero la mayoría se ha perdido.

También se interesó en la astronomía, las matemáticas y escribió poemas, escritos conmemorativos, argumentaciones, comentarios, ensayos y varias obras extensas, aunque no todas se conservan. Se convirtió en la mujer erudita más famosa de China.

Un cráter en Venus lleva el nombre de Ban Zhao.

“La virtud genuina nunca muere…extendidas, con la cabeza alta, caminamos hacia la contemplación”. B.Z.

Mary Shelley, hija de feminista y madre de Frankenstein

Gracias Laia, de Las voces ignoradas, por esta entrada que Mujeres para pensar incorpora en su larga lista de mujeres admirables.

Las voces ignoradas

Mary Shelley fue una escritora, novelista, dramaturga, ensayista y filósofa británica que así, por ese nombre, puede que no os suene. Pero si os decimos Frankenstein seguro que todos y todas sabéis quién es. Pues es su madre. O su autora.

Publicó sus propias obras y también editó y promocionó las de su marido, el también escritor Percy Bysshe Shelley, un famoso poeta romántico.

Primeros años

Mary Shelley

Mary Shelley, de soltera Mary Godwin, nació en Londres en agosto de 1797. Jamás conoció a su madre, la precursora del movimiento feminista Mary Wollstonecraft, pero su legado y su obra la marcaron sobremanera. Era hija también del filósofo y político William Godwin.

En 1814 inició una relación con Percy B. Shelley, un seguidor político de su padre, que ya estaba casado y era mayor que ella. Pero eso no fue impedimento. Viajaron por Europa juntos y vivieron en Francia…

Ver la entrada original 555 palabras más

Las Pankhurst: matriarcado por el sufragio femenino

Una excelente oportunidad de indagar en mayor detalle las diferentes personalidades de las mujeres Pankhurst dentro de su entorno histórico. Gracias por este artículo!

Las voces ignoradas

Algo cambió en Inglaterra a finales del siglo XIX. Las mujeres inglesas llevaban pidiendo el voto femenino de forma pacífica a través de sus peticiones al Partido Liberal. Pero se cansaron. Se cansaron y decidieron pasar a la acción. Era la hora de las acciones públicas y directas. Las Pankhurst las lideraron.

El movimiento sufragista inglés: las suffragettes

Los inicios

Annie_Kenney_and_Christabel_Pankhurst Annie Kenney y Christabel Pankhurst

En 1903 una mujer llamada Emmeline Pankhurst y una de sus hijas, Christabel, formaron el WSPU: Women’s Social and Political Union. Un movimiento afín en un principio al Partido Laborista británico, aunque no tardaron en distanciarse

Las integrantes del WSPU, conocidas como las suffragettesde forma despectiva, y dirigidas por Emmeline. Estaban cansadas ya de la vía pacífica y apostaron por acciones más contundentes. Su lema era «hechos, no palabras» y llevaron a cabo acciones como:

  • Ataques a la…

Ver la entrada original 1.627 palabras más

Hedy Lamarr

Hedy Lamarr     09.11.1914 – 19.01.2000

Se la conoce como un símbolo de la belleza por su carrera en Hollywood. Sin embargo, la mayor contribución de Hedy se relaciona con el intelecto, siendo que desarrolló un sistema de guía por radio para los torpedos estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial. Los principios de este sistema hoy informan la tecnología Bluetooth y Wi-Fi.

Nació en Viena, Austria y recibió el nombre de Hedwig Eva María Kiesler. Su padre, Emil Kiesler, venía de una familia judía de Lemberg y fue director de banco. Su madre Gertrud era pianista en Budapest, también de una familia judía acomodada. Con el dominio Nazi, Lamarr ayudó a su madre a salir de Austria y establecerse en los Estados Unidos.

A finales de los años 20, Hedy estudió teatro en Berlín y allí trabajó como actriz, para luego regresar a Viena y trabajar en el cine. A los 17 años tuvo su primer papel protagónico en el cine en alemán.

En agosto de 1933, a los 18 años, Lamarr se casó con Friedrich Mandl, de 33 años, comerciante de armas y fabricante de municiones, considerado el tercer hombre más rico en Austria. En su autobiografía Hedy lo describe como un marido extremamente controlador, quien no aceptaba que tuviera una carrera como actriz. Lamarr se había convertido en una prisionera en su propio castillo.

Mandl tenía lazos sociales y de negocios con el gobierno fascista en Italia. Y aunque, su padre era judío, se relacionaba con el gobierno Nazi. En su hogar se ofrecían fastuosas fiestas donde Mussolini y Hitler eran habitués. Lamarr acompañó a su marido a varias reuniones de negocios con científicos y profesionales en la tecnología militar, que fueron su introducción al campo de ciencia aplicada que nutria su talento para la ciencia.

Su matrimonio con Mandl se volvió insoportable por lo que decidió dejarlo. Tuvo que disfrazarse de empleada domestica en su propia casa para escapar a París en secreto. Allí conoció a Louis B. Mayer, quien le ofreció un contrato en Hollywood, donde trabajaría como actriz desde finales de los años 30 a los 50.

En Hollywood cambió su nombre a Hedy Lamarr y trabajó como actriz junto a Charles Boyer, Spencer Tracy, Clark Gable, Jimmy Stewart.
Lamarr apareció en numerosas películas como Algiers (1938), Boom Town (1940), I Take This Woman (1940), Comrade X (1940), Come Live With Me (1941), H.M. Pulham, Esq. (1941), y Samson and Delilah (1949).

Su vida fuera de la pantalla era muy diferente de su imagen en el cine. Pasaba largas horas sintiéndose sola y extrañando su país.
Lamarr trabajó en 18 películas de 1940 a 1949 y tuvo dos hijos. Luego de dejar MGM en 1945, fue cuando protagonizó su mejor película, Sanson y Dalila de Cecil B. DeMille, ganadora de dos Oscars. Sin embargo, los papeles que le ofrecían no representaban para ella un desafío y pronto a Lamarr comenzó aburrirle su carrera de actriz. En 1940, no sintiéndose cómoda de ganar miles de dólares mientras una guerra estaba a punto de estallar, Lamarr decidió abandonar MGM y ofrecer sus servicios al Consejo de Inventores. Sin embargo, le dijeron que sería mas útil usando su fama para vender bonos de guerra. Así lo hizo.

No entendían que Hedy tenía un talento aun mayor que la actuación en el uso de su inteligencia científica. Durante la Segunda Guerra Mundial, Lamarr se enteró que los torpedos controlados por radio, podían ser bloqueados y su rumbo modificado. Con el conocimiento que había adquirido con su marido, pensó en crear una señal con salto de frecuencia, que no pudiera ser rastreada o bloqueada. Contactó a su amigo, el compositor y pianista George Antheil, para que la ayudara a crear un sistema apropiado, sincronizando un mecanismo reproductor de piano con señales de radio. Patentado en 1942 su invento se convertiría en la base para la seguridad en las comunicaciones militares y la tecnología móvil.

En una ocasión, Howard Hughes intentaba modificar sus diseños de aviones para hacerlos más veloces y le pidió ideas. Lamarr estudió la aerodinámica de los pájaros y las formas de los peces y luego le presentó bosquejos de sus ideas para alas de avión más eficientes. Cuando se los mostró a Hugues, él le dijo. “Eres un genio”.

En 1962, una versión adaptada de su diseño apareció en buques de la marina. La tecnología inventada por Lamarr contribuyó al desarrollo del GPS, Blutooth y Wi-Fi. En 1997, Lamarr y Antheil recibieron el Premio Electronic Frontier Foundation Pioneer Award y el Bulbie Gnass Spirit of Achievement Bronze Award, otorgado a individuos cuya vida creativa en las artes y las ciencias o sus invenciones constituyen una importante contribución a la sociedad.

La década de los 70 fue una de gran reclusión para Lamarr. Le ofrecieron varios guiones y comerciales de TV, así como obras de teatro pero no le interesó ninguna. Su vista se deterioró cada vez más y Lamarr se retiró de la vida pública para establecerse en Miami Beach, Florida, en 1981.

En las ultimas décadas, su manera de comunicación fue practicante el teléfono, aún con sus hijos y amigos, hablando seis o siete horas por día.
Lamarr se casó y se divorció seis veces. Falleció en Altamonte Springs, a los 85 años. Su hijo Anthony Loder llevó sus cenizas a Austria para esparcirlas en los bosques, según su ultimo deseo.
En 2014 Hedy entró en el Salón de la Fama de Inventores Nacionales en Estados Unidos, y ese mismo año le otorgaron una tumba honoraria en el cementerio central de Viena.

Sobre su primer marido dijo:
“Yo era como una muñeca para él. Una cosa, como un objeto de arte que debía proteger y guardar, sin mente ni vida propia”. H.L.

 

Annie Robinson Swynnerton

Annie Swynnerton    26.02.1844 – 24.10.1933

Apasionada por la defensa de los derechos de la mujer, fue la artista plástica que forzó la entrada de las mujeres al mundo del arte en Gran Bretaña.

Swynnerton_The_sense_of_Sight      Annie_Louisa_Swynnerton22

Annie Swynnerton, nacida en Manchester, dentro de una familia numerosa, pintaba acuarelas para vendarlas para suplementar las entradas de la familia en tiempos difíciles. Su hermana Emily, también era artista plástica.

Estudió en el Manchester School of Art y la Académie Julian en París de 1877 a 1880, y también en Roma de 1874 a 1876 junto a su amiga Susan Isabel Dacre, también de Manchester. En Roma conoció al  escultor Joseph Swynnerton con quien se casó poco después. Allí vivieron desde 1883 ocupando esporádicamente un estudio en Londres. Annie ganó un premio de oro y una beca para estudiar pintura al oleo y acuarela. La obra de Swynnerton tiene aspectos del neoclasicismo, pre-rafaelismo y el impresionismo.

Annie Swynnerton abrió el camino para otras artistas mujeres al haber sido admitida en la sociedad más exclusiva del arte británico, la Real Academia, RA, hasta entonces exclusivamente masculina. Fue en 1922 cuando se convirtió en la primera mujer miembro, 154 años luego de su fundación.

A la Academia le llevó tanto tiempo aceptarla que Annie ya tenía 77 años cuando lo logró, cuando la mayoría de los hombres dejaban la asociación a los 75. Además de sus esfuerzos constantes para ser admitida, recibió el apoyo de algunos de sus más grandes admiradores de su trabajo, como John Singer Sargent. Aún así fue admitida como miembro asociado, no como miembro efectivo.

Para entonces, Annie ya se había acostumbrado a los obstáculos a lo largo de su carrera, durante la cual, según sus palabras “luché y sufrí” para recibir reconocimiento.
Ni siquiera se le permitía acceso a pintar modelos vivos, sino que hubo de viajar a Roma y París para hacerlo.

En 1879, furiosa por la negativa de la Academia de Artes de Manchester, Swynnerton y su amiga Isabel Dacre fundaron su propia asociación, The Manchester Society of Women Painters, donde se organizaban exposiciones y clases de arte, incluso con modelo vivo.

Swynnerton4         Anne_Louise_Swynnerton,_Dame_Millicent_Fawcett,_CBE,_LLD,_Tate

La lucha duró casi diez años en los cuales el trabajo de Swynnerton también involucraba activismo político, por el que firmó la Declaración a favor del sufragio femenino en 1889 y lideró la sección de la liga de Sufragistas Artistas durante la demostración en 1911. Algunas sufragistas compraron sus obras y otras, como la líder Millicen Fawcett posaron como modelos para ella.

Así se formaron redes de mujeres que se apoyaban unas a otras en la lucha por sus derechos en diferentes esferas profesionales.

Las artistas plásticas posteriores a Annie Swynnerton se beneficiaron con sus logros, luego de que ella consiguiera quebrar las barreras del prejuicio, no sólo por ser mujer sino también por su manera de retratar el cuerpo femenino fuera de los padrones románticos masculinos.

Desde Swynnerton, la mujer ha avanzado muy lentamente en términos de visibilidad dentro de las artes. Hoy día solo el 28% de miembros de la Academia son mujeres. La obra realizada por hombres es mucho más numerosa en las colecciones públicas, como la Tate Modern de Londres, que cuenta con apenas el 35% de obras de artistas mujeres. Muchas otras artistas plásticas de la era victoriana continúan siendo ignoradas hoy.

Desde su admisión en la Academia, es finalmente en 2018 que Manchester Art Gallery presenta una exposición de su obra hasta enero de 2019, ¡95 años más tarde!

“Cuando yo era joven, la mujer no podía pintar, decían, y el mundo lo creía y por ello no aceptaba la obra de la mujer, aun cuando fuera sincera y buena.” A. S.