Maruja Mallo

Maruja Mallo   05/01/1902 – 06/02/1995

Artista plástica innovadora, Mallo fue una de las principales colaboradoras del movimiento surrealista español, pero su nombre apenas se conoce en comparación con sus contemporáneos, debido a la tendencia de ser consideradas “musas” por los artistas amigos como Dalí, quien la describió como “mitad ángel y mitad crustáceo”.
Sin embargo, la obra de Mallo cuenta una historia diferente, ya que nunca se casó y eventualmente dejó de incluir la figura masculina en sus cuadros, al crear un mundo que muestra una mente comprometida con la búsqueda de la belleza, sin dedicarse, como se espera de su género, a lucir bella.

Maruja nace en Viveiro, siendo su padre funcionario de aduanas, la familia cambia de ciudad regularmente hasta su destino permanente en Madrid en 1922. Es allí que Maruja ingresa en la Academia de Bellas Artes de San Fernando, la escuela de arte más prestigiosa de España, y se relaciona con jóvenes poetas y artistas en la escena española, algunos de ellos parte de la generación del 27. Conoce a Salvador Dalí y a la poeta Concha Méndez, quienes la presentan al circulo de la residencia de estudiantes, donde entabla amistad con Lorca, Buñuel y Rafael Alberti, con quien mantiene una relación amorosa significativa, que fue silenciada por mucho tiempo tanto en su biografía como en la del poeta. Concha Méndez y Maruja paseaban por Madrid como mujeres emancipadas, en bicicleta, practicando deportes, frecuentando cafeterías y asistiendo a eventos literarios o verbenas populares. Durante estos años, Maruja crea su propio lenguaje artístico, atenta a los ecos de las distintas vanguardias en España: el futurismo, el surrealismo, y también absorbiendo las expresiones del arte popular.

En 1928 Ortega y Gasset le brinda los salones de la Revista de Occidente para realizar su primera exposición, protagonizando las tensiones creadoras que se vivían en España a final de los años 20 hasta la Guerra civil. A finales de 1928 se acerca al surrealismo fruto de sus avatares  personales y de la relación que establece con Alberto Sánchez y Benjamín Palencia. Bajo el nombre de Escuela de Vallecas recorrerán los paisajes desapacibles y duros que rodean a Madrid. Hasta 1931 explora estos paisajes que darán lugar a la serie “Cloacas y campanarios”, que compagina con colaboraciones en escenarios teatrales, con realización de dibujos para la portada de la Revista de Occidente y el diseño de tapas de libros.

En 1931 viaja a París, acompañada de su padre, donde permanece varios meses y expone su obra. Numerosos intelectuales y artistas como Picasso y André Bretón visitan y acogen la muestra con entusiasmo. A su regreso a Madrid, a finales de 1932, su estilo da un giro. Sus nuevas series “Arquitecturas minerales”, inspiradas en piedra, y “Arquitecturas vegetales”,

pobladas de frutas extrañas, mantienen la sobriedad cromática pero someten sus formas a esquemas geométricos. Durante esta época combina su trabajo artístico con un claro activismo por su compromiso con la República.

Antes del estallido de la Guerra Civil, en 1936, realiza una obra clave para el período artístico en el que se embarcará al otro lado del Atlántico: “La sorpresa del trigo”. Este mural, es el primero de la serie “La religión del trabajo”.La Guerra Civil la sorprende en Galicia, donde viaja con Misiones Pedagógicas, y allí permanece hasta 1937. Este mismo año, tras embarcar en Portugal, llega al puerto de Buenos Aires donde es recibida como una artista de renombre. Dará numerosas entrevistas y conferencias, escribe artículos y realiza la obra pictórica “Arquitectura humana”. Seguirá trabajando en lienzos que componen un amplio ciclo dedicado a dos temas principales: el mar y la tierra.

Viaja por Latinoamérica. En Chile coincide con su amigo Pablo Neruda. En 1942 Ramón Gómez de la Serna y Atilio Rossi le dedican un libro editado por la Editorial Losada. Realiza varias series: “Retratos bidimensionales” sobre rostros femeninos de frente y perfil, imágenes planas y prototípicas, “Bailarinas”, “Máscaras”, dibujos esquemáticos reunidos en “Arquitecturas” y, finalmente, “Naturalezas vivas”, variaciones sobre seres zoomórficos inspirados en la geología y la fauna sudamericana. Estas últimas en una serie de gravados, dibujo y óleo hasta 1960, cuando decide regresar a España.

Su obra, cada vez más valorada por galeristas y críticos, quienes hoy día la ven como la encarnación de una vanguardia ocultada por el franquismo. Tras la muerte de Franco le llega el reconocimiento total, obteniendo la Medalla de Oro de Bellas Artes en 1982 y en 1993 la exposición antológica en el Centro Gallego de Arte Contemporáneo. Para ese entonces, Maruja ya estaba muy enferma. Fallece en la residencia de ancianos Menéndez Pidal de Madrid.

Maruja Mallo painting th

Anne Lister

anne lister     03.04.1791-22.09.1840

 

Terrateniente inglesa, cronista, montañera y viajera. Lister es considerada “la primera lesbiana moderna ” debido a su auto-conocimiento profundo y su estilo de vida abiertamente lesbiana. Llamada “Fred” por su amante y “señorito Jack” por los residentes de Halifax, tuvo que soportar el acoso debido a su sexualidad. Reconoció su similitud a las señoras de Llangollen, a quienes visitaba.

Anne Lister era la quinta hija y la mayor de Jeremy Lister (1753–1836), quien había servido en el decimo regimiento de infantería durante la guerra de independencia de Estados Unidos y contrajo matrimonio con Rebecca Battle nacida en Welton, Yorkshire. Su primer hijo falleció al año y luego nació Anne. Dos años mas tarde nació su hermano Samuel, con quien Anne se llevaba muy bien. El matrimonio tuvo cuatro hijos varones y dos mujeres, pero solo Anne y su hermana menor, Marian pasaron los veinte años.

Entre 1801 y 1805, Anne Lister recibió clases en casa y a los siete años fue a un colegio privado en Ripon. Durante sus visitas a su tía Anne y su tío James también tomó clases de la señora Mellin. En 1804, Anne Lister ingresó en la escuela Manor House en York. Allí conoció a su primer amor, Eliza Raine (1791–1869). Eliza y su hermana Jane eran hijas de un cirujano rico en Madras, pero luego de su muerte se mudaron a Yorkshire. Anne y Eliza, pupilas en la misma escuela, compartían habitación a sus trece años, pero Anne dejó la escuela dos años más tarde, y regresó una vez que Eliza ya había salido. Eliza esperaba vivir con Anne como adulta, pero Anne comenzó otras relaciones con Isabella Norcliffe y Mariana Belcombe, estudiantes en la escuela. Azotada por gran desesperación Eliza terminó en un hospital psiquiátrico, dirigido por el Dr Belcombe, padre de Mariana.

Anne, desarrolló un interés profundo por la literatura clásica. En una carta a su tía le dice: “Mi biblioteca es uno de mis grandes placeres… La historia griega me fascina. En 1836, con la muerte de su tía, Anne heredó Shibden Hall, pero ya estaba al frente de la propiedad en 1826, donde administraba varios inquilinos.

Además de los ingresos que recibía de los alquileres rurales, el portafolio de Lister incluía propiedades en la ciudad, acciones en las industrias ferroviarias y del canal, la minería y las canteras de piedra. Los principales gastos de Lister se relacionaban con sus dos pasiones, Shibden Hall y viajes a Europa.

Cuando se habla de la apariencia de Lister se la describe como “masculina”. Una de sus amantes, Marianna Belcombe, al principio tenía vergüenza de ser vista en público con ella debido a su apariencia. Se vestía siempre de negro, y participó en actividades que no se consideraban propias de una dama de su época, como la adquisición y apertura de una mina de carbón. En algunos barrios la llamaban “Señorito Jack”.

Marianna y Lister fueron amantes por varios años, incluso durante un periodo en que ella estaba casada y había tomado el nombre de Lawton, con permiso de su marido.

También se conoce su amorío con la rica heredera, Ann Walker, a quien conoció en 1832. Un domingo de Pascua de 1834 tomaron la comunión juntas en la iglesia Holy Trinity en Goodramgate, York y a su entender de esa manera contrajeron matrimonio. Esta iglesia tiene una placa azul que la reconoce como “el lugar donde se realizó la primera boda lesbiana en Gran Bretaña.” La pareja vivió en Shibden Hall hasta que Lister falleció en 1840. La fortuna de Walker fue utilizada para refaccionar la mansión y sus jardines.

En 1830, durante un viaje a Francia y España, Lister se convirtió en la primera mujer que escaló Monte Perdido en el Pirineo Aragonés. En 1838, regresó al Pirineo con Walker y completó la primera escalada oficial a Vignemale (3.298 metros). En Francia se la conocía por estos logros.

Anne Lister falleció a los 49 años al contraer una fiebre en Koutais (hoy día Kutaisi, Georgia) durante un viaje con Ann Walker, quien luego heredó Shibden Hall. Walker hizo embalsamar el cuerpo de Anne y lo trajo a Inglaterra, donde está enterrada en la parroquia de Halifax, West Yorkshire. Ann Walker falleció en 1854 en su hogar de infancia, Cliff Hill in Lightcliffe.

Anne escribió un diario de cuatro millones de palabras. Comenzó en 1806 en hojas sueltas, para terminar siendo un diario de 26 volúmenes que concluyó con su muerte en 1840. Además de tener una letra muy difícil de entender, un sexto del diario está escrito en un código que ella y Eliza habían inventado usando el alfabeto griego, el zodiaco, puntuación y símbolos matemáticos. Los textos describen de manera gráfica la naturaleza lesbiana de sus relaciones, así como sus tácticas de seducción. Los diarios también contienen pensamientos sobre el clima, eventos sociales y nacionales y sus negocios. La mayor parte de sus diarios relatan los hechos de su vida diaria y no exclusivamente su vida amorosa, por lo que constituyen una fuente de información de los hechos de la época.

El código utilizado en sus diarios fue descifrado por el ultimo habitante de Shibden Hall, John Lister (1847–1933) y un amigo suyo, Arthur Burrell. Cuando el contenido de los párrafos secretos fue develado, Burrell le recomendó a John Lister que quemara los diarios. Lister no lo hizo, sino que los escondió detrás de un panel en Shibden Hall.

En 2011, los diarios de Lister fueron adjuntados al registro del Programa para la memoria mundial de la UNESCO, comentando que, aunque los diarios constituyen un valioso relato de la época, es la “exhaustiva y honesta descripción de la vida lesbiana y las reflexiones sobre su naturaleza, lo que dan a estos diarios un valor único. Dieron forma y continúan dándosela al rumbo de los estudios de género y la historia de la mujer en el Reino Unido”.

En 2018, se colocó una placa con un marco de arcoíris con la frase: “La empresaria de género no conformista celebró su compromiso matrimonial, sin reconocimiento legal, con Ann Walker en esta iglesia. Pascua de 1834”, en la iglesia Holy Trinity en York en su honor. Es la primera placa histórica LGBT, aunque se criticó el no haber incluido la palabra “lesbiana” por lo que luego se modificó.

En 2019 se estrenó con gran éxito la serie de televisión Gentleman Jack, producida por la BBC y HBO y basada en sus diarios en su totalidad.

“Existe solo una cosa que deseo, una cosa sin la cual no podría ser feliz en este mundo. No nací para vivir sola. Tengo que vivir junto a alguien a quien amar y quien me ame. Así podré ser feliz”. A.L.

Curiosidades sobre científicas que cambiaron la ciencia

Más que ¨curiosidades¨, yo las llamaría ¨reivindicaciones¨ de mujeres que marcaron el camino, que muchos hombres siguieron con éxito, pero al alcanzar la fama las dejaron olvidadas o les negaron el reconocimiento!

Feminismo e interseccionalidad

¿Quién fue la Bruja de Agnesi? ¿A qué científica se debe la inclusión de la palabra ‘científico/a’ en nuestro vocabulario? ¿Quién fue la primera creadora de un lenguaje de programación?

Esta entrada es un 2×1, me sirve tanto para estudiar la asignatura Comunicación Divulgativa como para mostraros curiosidades sobre grandes científicas a lo largo de la historia. ¡Empiezan las curiosidades!

Mary Sommerville

El término ‘científico/a’ se acuñó para definirla, ya que hasta en entonces solo se utilizaba ‘hombre de ciencia’ (¿quién iba a pensar que una mujer podría ser científica? ¡Por favor!). Se la conoce como ‘La Reina de la Ciencia del Siglo XIX’.

marysomervillebyswinton-800x533Fuente

Hypatia de Alejandría

Aunque lo primero que suela comentarse sobre Hypatia es que era de una gran belleza (¡qué necesidad!), hay aspectos más destacables de esta increíble científica: fue la primera mujer astrónoma, cultivó varias disciplinas, como la filosofía…

Ver la entrada original 579 palabras más

Cecilia Payne

Cecilia Payne 10.05.1900 – 07.12.1979

Astrónoma y astrofísica estadounidense, nacida en Gran Bretaña. Propuso en 1925 en su tesis doctoral que la composición de las estrellas estaba relacionada con la abundancia de hidrógeno y helio en el universo, una conclusión innovadora que fue rechazada porque contradecía el conocimiento científico de la época de que no existía diferencia en los elementos entre el sol y la tierra. Observaciones posteriores probaron que ella estaba en lo correcto.

Cecilia Helena Payne nació en Wendover, Inglaterra en el seno de una familia de tres hermanos. Su madre, Emma Leonora Helena era de una distinguida familia prusiana y su padre, Edward John Payne, era abogado e historiador en Londres, pero falleció al cumplir Cecilia los cuatro años de edad, con lo que su madre debió hacer frente a crianza de la familia.

Estudio en St Paul’s Girls’ School y en 1919, obtuvo una beca para entrar en Newnham College, en la Universidad de Cambridge, donde estudió botánica, física y química. Su interés por la astronomía nació luego de asistir a una conferencia de Arthur Eddington sobre su expedición al golfo de Guinea para observar y fotografiar las estrellas cerca un eclipse solar, como una prueba para la teoría general de la relatividad de Einstein. Sobre la conferencia dijo: “Mi mundo se trastornó de tan manera que sentí haber sufrido un ataque de nervios”. Completó sus estudios pero no le dieron un título por ser mujer. ¡Cambridge no otorgó títulos a mujeres hasta 1948!

Payne se dio cuenta de que la única opción profesional en el Reino Unido sería como profesora, de modo que buscó becas que le permitieran mudarse a los Estados Unidos. Gracias a una beca que promovía la participación de la mujer como estudiantes en el observatorio de Harvard, Payne dejó Inglaterra en 1923. La primera estudiante que recibió esa beca fue Adelaide Ames el año anterior. La segunda fue Payne.

Harlow Shapley, el director del observatorio la convenció de que escribiera una disertación para el doctorado y así fue que Payne fue la primera persona en obtener un doctorado en astronomía en Radcliffe College en 1925. En su tesis

“Stellar Atmospheres, A Contribution to the Observational Study of High Temperature in the Reversing Layers of Stars”, Payne conseguía relacionar con exactitud los tipos espectrales de las estrellas a sus temperaturas reales al aplicar la teoría de ionización. Demostró que la gran variación en las líneas de absorción estelar se debía a las cantidades diferentes de ionización a diferentes temperaturas, y no a las cantidades diferentes de elementos. Su tesis concluía que el hidrógeno era el elemento constituyente predominante en las estrellas, haciéndolo el más abundante elemento del universo.

Sin embargo, cuando el astrónomo Henry Norris Russell, leyó la disertación de Payne, la disuadió de su conclusión debido a que contradecía el consenso general de la época de que la composición de elementos del sol y la tierra era similar.

Como consecuencia, la misma Payne descubrió sus resultados como “espurios”. Unos cuantos años más tarde, el eminente astrónomo Otto Struve describió su trabajo como “la tesis de doctorado más brillante en la historia de la astronomía.” Russell también llegó a las mismas conclusiones cuando obtuvo los mismo resultados. En 1929 publicó sus descubrimientos que sorprendentemente reconocía el trabajo y descubrimiento de Payne, a pesar de lo cual a menudo se le adjudica a Russell este importante descubrimiento.

Luego de su doctorado, Payne estudió las estrellas de alta luminosidad para entender la estructura de la Vía Láctea. Luego estudió todas las estrellas más brillantes que la décima magnitud. Y luego las estrellas variables, con lo que llegó a hacer más de 1.250.000 observaciones con sus asistentes. Amplió el trabajo a las nubes Magellani, agregando 2.000.000 de observaciones de estrellas variables. Estos datos, publicados en su segundo libro, Stars of High Luminosity (1930), se utilizaron para determinar las trayectorias de la evolución estelar y junto a su análisis formaron la base de estudios posteriores.

En 1931, Payne obtuvo la ciudadanía estadounidense. Durante una viaje por Europa en 1933, conoció al astrofísico ruso Sergei I. Gaposchkin en Alemanía con quien se casó en marzo de 1934 y con quien tuvieron tres hijos.

Aunque Payne-Gaposchkin pasó toda su vida en la investigación dentro de Harvard, debido a que se le había negado el título de catedrática, pasó años recibiendo una paga inferior y trabajando en puestos inferiores a su nivel académico.

Shapley intentó que se le diera una mejor posición y en 1938 se le dio el título de Astrónoma. Más tarde Payne pidió que se le diera el título de astrónoma Phillips y en 1943 se la nombró miembro de la American Academy of Arts and Sciences. Ninguno de los cursos que dictó en Harvard fueron registrados en el catálogo hasta 1945.

Cuando Donald Menzel fue nombrado Director del Observatorio de Harvard College en 1954, intentó mejorar su título, y en 1956 fue la primera mujer promovida a profesora de cátedra dentro de la facultad de Artes y Ciencias de Harvard. Luego, con su nombramiento como presidenta del Departamento de Astronomía, también se convirtió en la primera mujer al frente de un departamento en Harvard.

Entre sus alumnos figuran Helen Sawyer Hogg, Joseph Ashbrook, Frank Drake, Harlan Smith and Paul W. Hodge, quienes hicieron importantes contribuciones a la astronomía. Payne-Gaposchkin se retiró de la enseñanza en 1966 y fue nombrada Profesora Emérita de Harvard. Continuó su trabajo de investigación como miembro del Observatorio Astrofísico Smithsoniano y fue editora de los libros y las publicaciones del Observatorio de Harvard durante veinte años.

La carrera de Payne marcó un hito en el trabajo del Observatorio de Harvard y abrió camino a otras mujeres para su aceptación en el orden establecido dentro de una comunidad científica dominada por los hombres.

Entre otras, fue un ejemplo y una inspiración para la astrofísica Joan Feynman, a quien se le repetía constantemente que las mujeres no tenían la capacidad de entender conceptos científicos.

Payne falleció en su casa en Cambridge, Massachusetts. Poco antes de su muerte, hizo publicar privadamente su autobiografía, hoy día disponible bajo el título de Cecilia Payne-Gaposchkin: An Autobiography and Other Recollections (Cambridge University Press, 1984).

 

“La recompensa de un joven científico es el júbilo de ser la primera persona en la historia que ve o entiende algo. Nada puede compararse con esa experiencia. La recompensa de un viejo científico es la conciencia de haber visto un vago boceto convertirse en un paisaje magistral” C.P.

Fatima al-Fihri

Fatima al-Fihri

El mundo de la educación superior y universitaria debe a Fatima al-Fihri la idea de los centros de educación superior, por haber concebido por primera vez el concepto de universidad, que sentó las bases de las universidades modernas en todo el mundo.

Nacida en Túnez hace más de mil años, en el seno de una familia rica de comerciantes musulmanes, de profunda apreciación de la educación, Fatima fundó la primera universidad de la que se tiene conocimiento, en Fez, Marruecos. El libro Guinness de records la tiene como la universidad en existencia más antigua del planeta.

Fatima y su hermana Mariam, recibieron una excelente educación, y a comienzos del siglo IX, dejaron Tunisia junto con su familia, al igual que muchas otras familias árabes, para emigrar a Fez, considerada una ciudad cosmopolita, cultural y avanzada en la época.

Al fallecer su padre y luego del fallecimiento de su marido y su hermano al poco tiempo, Fatima heredó un gran fortuna, con lo que las hermanas decidieron invertir el dinero en algo que beneficiara a la comunidad local.

En el año 859, al-Fihri decidió que una academia de educación superior era una prioridad en Fez y fundó la mezquita y universidad de al-Qarawiyyin. Supervisó la construcción del edificio original de treinta metros de largo, con un patio interno, una sala de oración, una biblioteca y varias aulas.

En sus comienzos, la universidad ofrecía cursos religiosos y estudios del Corán, pero su programa de estudios pronto se amplió para incluir gramática árabe, matemáticas, música, medicina y astronomía, para muy pronto comenzar a otorgar títulos a los estudiantes que completaban los cursos.

Pronto la universidad se convirtió en un centro espiritual y educativo de gran prestigio, visitado por eruditos e intelectuales de todo el mundo. Al-Fihri asistió a innúmeras cátedras allí hasta sus últimos años.

Su idea de un centro educativo que brindara oportunidades para el estudio superior se esparció por todo el mundo durante la edad media, resultando en la fundación de las instituciones educativas más antiguas de Europa en los siglos siguientes, incluyendo la Universidad de Boloña fundada en 1088, la Universidad de Oxford fundada alrededor del año 1096.

Luego de su muerte, la universidad continuó ampliándose. La mezquita fue la más grande de África, con capacidad para veintidos mil personas. La universidad de Al-Qarawiyyin aún es muy importante, con alumnos como Fatima al-Kabbaj, quien más tarde se convertiría en la única mujer del Consejo Supremo de Conocimientos Religiosos de Marruecos. En el siglo XIV, la universidad ya tenía ocho mil alumnos.

La biblioteca estuvo bajo restauración y reabrió sus puertas al público en mayo de 2016. Su colección cuenta con más de 4000 manuscritos.

Mariam también facilitó los fondos para la mezquita de Al-Andalus en Fez.

Ambas hermanas forman parte de una larga tradición de mujeres fundadoras de mezquitas.

Lydia Cabrera

lydia-cabrera2  20.05.1899 – 19.09.1991

Escritora y activista literaria, estudiosa e investigadora de la cultura afrocubana. Consagrada como la pionera y más alta autoridad en el tema de santería y otras religiones afrocubanas.

Publicó más de cien libros. El Monte es el estudio antropológico más importante de las tradiciones afrocubanas. Publicado en 1954, se convirtió en la “biblia” de los santeros que practican Santería, sincretismo de las enseñanzas católicas y las religiones nativas afrocubanas, que evolucionaron de las creencias de los primeros esclavos africanos en el Caribe.

Nacida en La Habana, la menor de ocho hermanos y hermanas, Lydia se crió dentro del seno de una familia privilegiada en la Cuba pre revolucionaria. Su padre, Raimundo Cabrera fue escritor, abogado, un hombre prominente y defensor de la independencia cubana. Su madre, Elisa Marcaida Casanova era respetada como una mujer de sociedad. Su padre también era presidente de la primera corporación cubana, La Sociedad Económica de Amigos del País, fundada en el siglo XVIII. Era dueño de la revista literaria, “Cuba y América”, donde Lydia hizo sus primeros ensayos como escritora. A los trece años, Cabrera escribía para la revista una columna semanal anónima, en la que cubría temas de sociedad como casamientos, anuncios, nacimientos y notas necrológicas.

La familia tenía personal doméstico afrocubano y niñeras, de quienes Lydia aprendió sobre la cultura afrocubana, las historias y tradiciones y las religiones. De niña escuchaba con atención las historias que también hablaban de su modo de vida y sus sufrimientos.

Como en la mayoría de los hogares pudientes cubanos a principios del 1900, los jóvenes Cabrera se educaban con maestros privados en casa. Lydia fue a una escuela privada brevemente, ya que no era aceptado socialmente que una joven continuara su educación más allá de una educación primaria. Lydia terminó la secundaria por su cuenta.

Tras la muerte de su padre en 1923, en 1927 Lydia decidió trabajar e independizarse. Se mudó a París para estudiar arte y religión en L’Ecole du Louvre, graduándose en 1930. En París, donde vivió 11 años, estudió dibujo y pintura con la rusa Alexandra Exter. Fue entonces cuando descubrió el arte africano y la gran influencia que tenía en la el arte cubano. También leía libros cubanos junto a su amiga Teresa de la Parra, novelista venezolana. Estando en París, publicó su primer libro, “Cuentos Negros”, en 1936. Con la intención de estudiar en profundidad la cultura cubana, regresó a Cuba en 1937 y se estableció en Marianao. En su Segundo libro de cuentos, dio a conocer los rituales y tradiciones religiosas.

En El Monte, Cabrera describe las principales religiones afrocubanas, la Regla de Ocha o Santería y el culto a Ifá, ambas derivadas de la tradicional religión Yoruba, y Palo Monte, originada en Africa Central. Los críticos literarios le atribuyen haber llevado las narrativas orales afrocubanas a la literatura, al mismo tiempo que los antropólogos se han nutrido de sus relatos de información oral recogidos durante entrevistas a santeros, babalaos o paleros y de sus descripciones de las ceremonias religiosas.

Donó su extensa investigación a la biblioteca de la Universidad de Miami. Una sección del libro Tres Tristes Tigres de Guillermo Cabrera Infante está escrito bajo el nombre de Lydia Cabrera, en una interpretación de su voz literaria.

Aunque nunca recibió una educación antropológica, su perspectiva de estudio es sin duda antropológica. El tema principal en su trabajo es la marginalización de la cultura afrocubana, dándole una voz a través de imágenes y relatos, donde la ficción y los hechos se entremezclan.Lydia fue una de las primeras escritoras en reconocer y hacer pública la riqueza de la cultura afrocubana y su contribución a la literatura, la antropología y la etnología es de inmenso valor.

En los años 50 continuó publicando libros sobre las religiones afrocubanas, especialmente enfocados en los Abakuás, una sociedad secreta que no hablaba sobre su religión y menos con una mujer. Sin embargo, logró varias entrevistas con algunos miembros.

Lydia dejó Cuba en 1960, poco después de la revolución y nunca regresó. Salió como exiliada, primero llegando a Madrid y luego estableciéndose en Miami, donde permaneció el resto de su vida. Lydia Cabrera recibió varios doctorados honorarios. Cabrera describe sus cuentos como “transposiciones”, pero llegan mucho más lejos que simples relatos, ya que recreó y alteró elementos, personajes, y temas de la cultura africana, a la que agregó detalles y las costumbres de los siglos XIX y XX.

Los últimos años de su vida, trabajó en la edición y publicación de un gran número de notas que recopiló en más de treinta años de investigación en Cuba.

Algunos de sus libros son “Refranes de negros viejos” (1955), “Otán Iyebiye, las piedras preciosas”, “Ayapá, cuentos de jicotea” (1971), “La lengua sagrada de los ñáñigos” (1988), etc.

Lydia falleció en Miami a los 92 años.

 

 

 

 

 

Ban Zhao

Ban Zhao 45 – 116 d.C

Fue la primera historiadora china de la que se tiene conocimiento, en una era en que las mujeres no sabían leer ni escribir por negárseles acceso a la educación.

Hija del famoso historiador Ban Biao y la menor de dos hermanas, también fue la nieta del notable erudito y poeta Consort Ban, lo que le dio acceso a la educación y la erudición.

También conocida como Huiban, Ban Zhao nació en Anling, cerca de Xianyang, en la provincia de Shaanxi. A los catorce años se casó con Cao Shishu y en la corte se referían a ella como la venerable señora. Su esposo murió cuando ella era joven y ya no volvió a casarse para dedicarse a su vida intelectual.

Completó el trabajo de su hermano Ban Gu sobre la historia del oeste de Han, Hanshu, (el Libro de Han) agregando la genealogía de la madre del emperador e información que no se anotaba por lo general, y contribuyó a la divulgación de la historia, haciendo de Hanshu una obra completa.

También escribió Nu Jie, (Lecciones para la mujer), una obra influyente sobre la conducta de las mujeres. Este libro con sentido moral confuciano recomendaba a las mujeres a ser respetuosas con el más alto propósito de mantener la armonía familiar, un concepto importante en la China histórica. El libro también hace hincapié en la necesidad de una buena educación para las mujeres dentro de una estructura patriarcal, en la que la mujer es sirviente del hombre. Un revisionista contemporáneo formula que el libro es una guía para enseñar a la mujer a evitar el escándalo durante la juventud para sobrevivir lo suficiente como para ser una poderosa viuda en la edad madura.

Este tratado sobre la educación de la mujer fue dedicado a las hijas en la familia de Ban Zhao pero inmediatamente fue circulado en la corte y se convirtió en una guía popular para la conducta de la mujer en China.

Ban Zhao fue maestra de la emperatriz Deng Sui y miembros de la corte en la biblioteca real, lo que le ganó gran influencia política. La emperatriz y las concubinas la llamaban “la mujer de talento” y la emperatriz la hizo dama de compañía, requiriendo a menudo sus consejos y opiniones. Como bibliotecaria en la corte, Ban Zhao supervisaba las labores editoriales de los asistentes y entrenaba a otros estudiosos. Dentro de esta capacidad, reorganizó y aumentó el libro Biografías de mujeres eminentes de Liy Xiang. Es posible que también supervisara la copia de manuscritos en folios de bambú y seda al material que había sido recientemente inventado, el papel.

En 113, con el nombramiento de su hijo Cao Cheng como oficial en la comandancia de Cenliu, Ban Zhao lo acompañó y escribió el relato de su viaje en Dong Zheng Fu, texto que hoy se conserva. Luego de su muerte, su nuera, née Ding, recopiló sus obras en tres volúmenes, Obras completas de Ban Zhao, pero la mayoría se ha perdido.

También se interesó en la astronomía, las matemáticas y escribió poemas, escritos conmemorativos, argumentaciones, comentarios, ensayos y varias obras extensas, aunque no todas se conservan. Se convirtió en la mujer erudita más famosa de China.

Un cráter en Venus lleva el nombre de Ban Zhao.

“La virtud genuina nunca muere…extendidas, con la cabeza alta, caminamos hacia la contemplación”. B.Z.