Ban Zhao

Ban Zhao 45 – 116 d.C

Fue la primera historiadora china de la que se tiene conocimiento, en una era en que las mujeres no sabían leer ni escribir por negárseles acceso a la educación.

Hija del famoso historiador Ban Biao y la menor de dos hermanas, también fue la nieta del notable erudito y poeta Consort Ban, lo que le dio acceso a la educación y la erudición.

También conocida como Huiban, Ban Zhao nació en Anling, cerca de Xianyang, en la provincia de Shaanxi. A los catorce años se casó con Cao Shishu y en la corte se referían a ella como la venerable señora. Su esposo murió cuando ella era joven y ya no volvió a casarse para dedicarse a su vida intelectual.

Completó el trabajo de su hermano Ban Gu sobre la historia del oeste de Han, Hanshu, (el Libro de Han) agregando la genealogía de la madre del emperador e información que no se anotaba por lo general, y contribuyó a la divulgación de la historia, haciendo de Hanshu una obra completa.

También escribió Nu Jie, (Lecciones para la mujer), una obra influyente sobre la conducta de las mujeres. Este libro con sentido moral confuciano recomendaba a las mujeres a ser respetuosas con el más alto propósito de mantener la armonía familiar, un concepto importante en la China histórica. El libro también hace hincapié en la necesidad de una buena educación para las mujeres dentro de una estructura patriarcal, en la que la mujer es sirviente del hombre. Un revisionista contemporáneo formula que el libro es una guía para enseñar a la mujer a evitar el escándalo durante la juventud para sobrevivir lo suficiente como para ser una poderosa viuda en la edad madura.

Este tratado sobre la educación de la mujer fue dedicado a las hijas en la familia de Ban Zhao pero inmediatamente fue circulado en la corte y se convirtió en una guía popular para la conducta de la mujer en China.

Ban Zhao fue maestra de la emperatriz Deng Sui y miembros de la corte en la biblioteca real, lo que le ganó gran influencia política. La emperatriz y las concubinas la llamaban “la mujer de talento” y la emperatriz la hizo dama de compañía, requiriendo a menudo sus consejos y opiniones. Como bibliotecaria en la corte, Ban Zhao supervisaba las labores editoriales de los asistentes y entrenaba a otros estudiosos. Dentro de esta capacidad, reorganizó y aumentó el libro Biografías de mujeres eminentes de Liy Xiang. Es posible que también supervisara la copia de manuscritos en folios de bambú y seda al material que había sido recientemente inventado, el papel.

En 113, con el nombramiento de su hijo Cao Cheng como oficial en la comandancia de Cenliu, Ban Zhao lo acompañó y escribió el relato de su viaje en Dong Zheng Fu, texto que hoy se conserva. Luego de su muerte, su nuera, née Ding, recopiló sus obras en tres volúmenes, Obras completas de Ban Zhao, pero la mayoría se ha perdido.

También se interesó en la astronomía, las matemáticas y escribió poemas, escritos conmemorativos, argumentaciones, comentarios, ensayos y varias obras extensas, aunque no todas se conservan. Se convirtió en la mujer erudita más famosa de China.

Un cráter en Venus lleva el nombre de Ban Zhao.

“La virtud genuina nunca muere…extendidas, con la cabeza alta, caminamos hacia la contemplación”. B.Z.

Mary Shelley, hija de feminista y madre de Frankenstein

Gracias Laia, de Las voces ignoradas, por esta entrada que Mujeres para pensar incorpora en su larga lista de mujeres admirables.

Las voces ignoradas

Mary Shelley fue una escritora, novelista, dramaturga, ensayista y filósofa británica que así, por ese nombre, puede que no os suene. Pero si os decimos Frankenstein seguro que todos y todas sabéis quién es. Pues es su madre. O su autora.

Publicó sus propias obras y también editó y promocionó las de su marido, el también escritor Percy Bysshe Shelley, un famoso poeta romántico.

Primeros años

Mary Shelley

Mary Shelley, de soltera Mary Godwin, nació en Londres en agosto de 1797. Jamás conoció a su madre, la precursora del movimiento feminista Mary Wollstonecraft, pero su legado y su obra la marcaron sobremanera. Era hija también del filósofo y político William Godwin.

En 1814 inició una relación con Percy B. Shelley, un seguidor político de su padre, que ya estaba casado y era mayor que ella. Pero eso no fue impedimento. Viajaron por Europa juntos y vivieron en Francia…

Ver la entrada original 555 palabras más

Las Pankhurst: matriarcado por el sufragio femenino

Una excelente oportunidad de indagar en mayor detalle las diferentes personalidades de las mujeres Pankhurst dentro de su entorno histórico. Gracias por este artículo!

Las voces ignoradas

Algo cambió en Inglaterra a finales del siglo XIX. Las mujeres inglesas llevaban pidiendo el voto femenino de forma pacífica a través de sus peticiones al Partido Liberal. Pero se cansaron. Se cansaron y decidieron pasar a la acción. Era la hora de las acciones públicas y directas. Las Pankhurst las lideraron.

El movimiento sufragista inglés: las suffragettes

Los inicios

Annie_Kenney_and_Christabel_Pankhurst Annie Kenney y Christabel Pankhurst

En 1903 una mujer llamada Emmeline Pankhurst y una de sus hijas, Christabel, formaron el WSPU: Women’s Social and Political Union. Un movimiento afín en un principio al Partido Laborista británico, aunque no tardaron en distanciarse

Las integrantes del WSPU, conocidas como las suffragettesde forma despectiva, y dirigidas por Emmeline. Estaban cansadas ya de la vía pacífica y apostaron por acciones más contundentes. Su lema era «hechos, no palabras» y llevaron a cabo acciones como:

  • Ataques a la…

Ver la entrada original 1.627 palabras más

Hedy Lamarr

Hedy Lamarr     09.11.1914 – 19.01.2000

Se la conoce como un símbolo de la belleza por su carrera en Hollywood. Sin embargo, la mayor contribución de Hedy se relaciona con el intelecto, siendo que desarrolló un sistema de guía por radio para los torpedos estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial. Los principios de este sistema hoy informan la tecnología Bluetooth y Wi-Fi.

Nació en Viena, Austria y recibió el nombre de Hedwig Eva María Kiesler. Su padre, Emil Kiesler, venía de una familia judía de Lemberg y fue director de banco. Su madre Gertrud era pianista en Budapest, también de una familia judía acomodada. Con el dominio Nazi, Lamarr ayudó a su madre a salir de Austria y establecerse en los Estados Unidos.

A finales de los años 20, Hedy estudió teatro en Berlín y allí trabajó como actriz, para luego regresar a Viena y trabajar en el cine. A los 17 años tuvo su primer papel protagónico en el cine en alemán.

En agosto de 1933, a los 18 años, Lamarr se casó con Friedrich Mandl, de 33 años, comerciante de armas y fabricante de municiones, considerado el tercer hombre más rico en Austria. En su autobiografía Hedy lo describe como un marido extremamente controlador, quien no aceptaba que tuviera una carrera como actriz. Lamarr se había convertido en una prisionera en su propio castillo.

Mandl tenía lazos sociales y de negocios con el gobierno fascista en Italia. Y aunque, su padre era judío, se relacionaba con el gobierno Nazi. En su hogar se ofrecían fastuosas fiestas donde Mussolini y Hitler eran habitués. Lamarr acompañó a su marido a varias reuniones de negocios con científicos y profesionales en la tecnología militar, que fueron su introducción al campo de ciencia aplicada que nutria su talento para la ciencia.

Su matrimonio con Mandl se volvió insoportable por lo que decidió dejarlo. Tuvo que disfrazarse de empleada domestica en su propia casa para escapar a París en secreto. Allí conoció a Louis B. Mayer, quien le ofreció un contrato en Hollywood, donde trabajaría como actriz desde finales de los años 30 a los 50.

En Hollywood cambió su nombre a Hedy Lamarr y trabajó como actriz junto a Charles Boyer, Spencer Tracy, Clark Gable, Jimmy Stewart.
Lamarr apareció en numerosas películas como Algiers (1938), Boom Town (1940), I Take This Woman (1940), Comrade X (1940), Come Live With Me (1941), H.M. Pulham, Esq. (1941), y Samson and Delilah (1949).

Su vida fuera de la pantalla era muy diferente de su imagen en el cine. Pasaba largas horas sintiéndose sola y extrañando su país.
Lamarr trabajó en 18 películas de 1940 a 1949 y tuvo dos hijos. Luego de dejar MGM en 1945, fue cuando protagonizó su mejor película, Sanson y Dalila de Cecil B. DeMille, ganadora de dos Oscars. Sin embargo, los papeles que le ofrecían no representaban para ella un desafío y pronto a Lamarr comenzó aburrirle su carrera de actriz. En 1940, no sintiéndose cómoda de ganar miles de dólares mientras una guerra estaba a punto de estallar, Lamarr decidió abandonar MGM y ofrecer sus servicios al Consejo de Inventores. Sin embargo, le dijeron que sería mas útil usando su fama para vender bonos de guerra. Así lo hizo.

No entendían que Hedy tenía un talento aun mayor que la actuación en el uso de su inteligencia científica. Durante la Segunda Guerra Mundial, Lamarr se enteró que los torpedos controlados por radio, podían ser bloqueados y su rumbo modificado. Con el conocimiento que había adquirido con su marido, pensó en crear una señal con salto de frecuencia, que no pudiera ser rastreada o bloqueada. Contactó a su amigo, el compositor y pianista George Antheil, para que la ayudara a crear un sistema apropiado, sincronizando un mecanismo reproductor de piano con señales de radio. Patentado en 1942 su invento se convertiría en la base para la seguridad en las comunicaciones militares y la tecnología móvil.

En una ocasión, Howard Hughes intentaba modificar sus diseños de aviones para hacerlos más veloces y le pidió ideas. Lamarr estudió la aerodinámica de los pájaros y las formas de los peces y luego le presentó bosquejos de sus ideas para alas de avión más eficientes. Cuando se los mostró a Hugues, él le dijo. “Eres un genio”.

En 1962, una versión adaptada de su diseño apareció en buques de la marina. La tecnología inventada por Lamarr contribuyó al desarrollo del GPS, Blutooth y Wi-Fi. En 1997, Lamarr y Antheil recibieron el Premio Electronic Frontier Foundation Pioneer Award y el Bulbie Gnass Spirit of Achievement Bronze Award, otorgado a individuos cuya vida creativa en las artes y las ciencias o sus invenciones constituyen una importante contribución a la sociedad.

La década de los 70 fue una de gran reclusión para Lamarr. Le ofrecieron varios guiones y comerciales de TV, así como obras de teatro pero no le interesó ninguna. Su vista se deterioró cada vez más y Lamarr se retiró de la vida pública para establecerse en Miami Beach, Florida, en 1981.

En las ultimas décadas, su manera de comunicación fue practicante el teléfono, aún con sus hijos y amigos, hablando seis o siete horas por día.
Lamarr se casó y se divorció seis veces. Falleció en Altamonte Springs, a los 85 años. Su hijo Anthony Loder llevó sus cenizas a Austria para esparcirlas en los bosques, según su ultimo deseo.
En 2014 Hedy entró en el Salón de la Fama de Inventores Nacionales en Estados Unidos, y ese mismo año le otorgaron una tumba honoraria en el cementerio central de Viena.

Sobre su primer marido dijo:
“Yo era como una muñeca para él. Una cosa, como un objeto de arte que debía proteger y guardar, sin mente ni vida propia”. H.L.

 

Annie Robinson Swynnerton

Annie Swynnerton    26.02.1844 – 24.10.1933

Apasionada por la defensa de los derechos de la mujer, fue la artista plástica que forzó la entrada de las mujeres al mundo del arte en Gran Bretaña.

Swynnerton_The_sense_of_Sight      Annie_Louisa_Swynnerton22

Annie Swynnerton, nacida en Manchester, dentro de una familia numerosa, pintaba acuarelas para vendarlas para suplementar las entradas de la familia en tiempos difíciles. Su hermana Emily, también era artista plástica.

Estudió en el Manchester School of Art y la Académie Julian en París de 1877 a 1880, y también en Roma de 1874 a 1876 junto a su amiga Susan Isabel Dacre, también de Manchester. En Roma conoció al  escultor Joseph Swynnerton con quien se casó poco después. Allí vivieron desde 1883 ocupando esporádicamente un estudio en Londres. Annie ganó un premio de oro y una beca para estudiar pintura al oleo y acuarela. La obra de Swynnerton tiene aspectos del neoclasicismo, pre-rafaelismo y el impresionismo.

Annie Swynnerton abrió el camino para otras artistas mujeres al haber sido admitida en la sociedad más exclusiva del arte británico, la Real Academia, RA, hasta entonces exclusivamente masculina. Fue en 1922 cuando se convirtió en la primera mujer miembro, 154 años luego de su fundación.

A la Academia le llevó tanto tiempo aceptarla que Annie ya tenía 77 años cuando lo logró, cuando la mayoría de los hombres dejaban la asociación a los 75. Además de sus esfuerzos constantes para ser admitida, recibió el apoyo de algunos de sus más grandes admiradores de su trabajo, como John Singer Sargent. Aún así fue admitida como miembro asociado, no como miembro efectivo.

Para entonces, Annie ya se había acostumbrado a los obstáculos a lo largo de su carrera, durante la cual, según sus palabras “luché y sufrí” para recibir reconocimiento.
Ni siquiera se le permitía acceso a pintar modelos vivos, sino que hubo de viajar a Roma y París para hacerlo.

En 1879, furiosa por la negativa de la Academia de Artes de Manchester, Swynnerton y su amiga Isabel Dacre fundaron su propia asociación, The Manchester Society of Women Painters, donde se organizaban exposiciones y clases de arte, incluso con modelo vivo.

Swynnerton4         Anne_Louise_Swynnerton,_Dame_Millicent_Fawcett,_CBE,_LLD,_Tate

La lucha duró casi diez años en los cuales el trabajo de Swynnerton también involucraba activismo político, por el que firmó la Declaración a favor del sufragio femenino en 1889 y lideró la sección de la liga de Sufragistas Artistas durante la demostración en 1911. Algunas sufragistas compraron sus obras y otras, como la líder Millicen Fawcett posaron como modelos para ella.

Así se formaron redes de mujeres que se apoyaban unas a otras en la lucha por sus derechos en diferentes esferas profesionales.

Las artistas plásticas posteriores a Annie Swynnerton se beneficiaron con sus logros, luego de que ella consiguiera quebrar las barreras del prejuicio, no sólo por ser mujer sino también por su manera de retratar el cuerpo femenino fuera de los padrones románticos masculinos.

Desde Swynnerton, la mujer ha avanzado muy lentamente en términos de visibilidad dentro de las artes. Hoy día solo el 28% de miembros de la Academia son mujeres. La obra realizada por hombres es mucho más numerosa en las colecciones públicas, como la Tate Modern de Londres, que cuenta con apenas el 35% de obras de artistas mujeres. Muchas otras artistas plásticas de la era victoriana continúan siendo ignoradas hoy.

Desde su admisión en la Academia, es finalmente en 2018 que Manchester Art Gallery presenta una exposición de su obra hasta enero de 2019, ¡95 años más tarde!

“Cuando yo era joven, la mujer no podía pintar, decían, y el mundo lo creía y por ello no aceptaba la obra de la mujer, aun cuando fuera sincera y buena.” A. S.

 

Olimpia de Gouges y la Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana

Una entrada perfecta para Mujeres para pensar.
Gracias Ele por compartirla.

Las voces ignoradas

Pese a que así ha pasado a la historia, Olimpia de Gouges no se llamaba como tal, sino que fue el seudónimo que escogió la escritora, dramaturga, panfletistas, filósofa y política francesa Marie Gouze.

Hija de una familia francesa burguesa de Montauban, nació en 1748. Se casó (o la casaron) muy joven (en 1765) con un hombre mayor, así que se quedó viuda también muy joven. El matrimonio no fue una gran experiencia para ella y terminó por definirlo como «la tumba de la desconfianza y el amor», por lo que rehusó volver a casarse y a principios de 1770 se trasladó a vivir a París, donde educó a su único hijo y comenzó su carrera.

Su condición burguesa de economía desenfadada (vamos, que no necesitaba trabajar para subsistir) le permitió frecuentar los conocidísimos salones literarios parisinos del momento y codearse con la élite  intelectual del siglo de Siglo…

Ver la entrada original 1.400 palabras más

Amelia Earhart

Amelia Earhart    24.07.1897 – 2.07.1937

 

Amelia Earhart fue la primera aviadora que cruzó el Océano Atlántico y la primera que atravesó el Atlántico y el Pacífico sola. También quebró varios records de altura y velocidad en vuelo. A pesar de estos records, se la recuerda principalmente por su desaparición, que se convirtió en uno de los grandes misterios del siglo XX.

 

Amelia Mary Earhart nació en la casa de sus abuelos maternos en Atchison, Kansas. En 1899, sus padres Edwin y Amy tuvieron otra hija, Grace Muriel. Amelia pasó gran parte de su niñez en casa de sus abuelos durante los meses escolares y luego pasaba los veranos con sus padres. Los primeros años de su vida estuvo expuesta a grandes aventuras al aire libre, combinadas con las lecciones de etiqueta habitual para una niña de clase media alta de la época.

Luego de una visita a la Feria Mundial de St. Louis en 1904, Amelia decidió que quería construir su propia montaña rusa en el jardín. Con la ayuda de su hermana lo construyó sobre el techo del taller de herramientas de la casa, usando tablones, una caja de madera, y grasa. Amelia fue la primera en lanzarse, lo que concluyó en un choque y varios moretones.

En 1908, Edwin Earhart había cerrado su despacho jurídico y fue a trabajar para una línea ferroviaria en Iowa, por lo que Amelia se mudó con sus padres. Ese mismo año, la llevaron a una Feria donde Amelia, con diez años, vio un avión por primera vez, aunque no mostró ningún interés.

Al principio, la vida parecía ir bien para la familia, pero muy pronto fue evidente que Edwin había comenzado a beber demasiado. Cuando su alcoholismo se agravó, Edwin perdió su trabajo y no consiguió otro.

En 1915, con la esperanza de un nuevo trabajo con la línea ferroviaria Great Northern en St. Paul, Minnesota, la familia se mudó inmediatamente, aunque al llegar la oferta de trabajo no se produjo. Cansada del alcoholismo de su marido y debido a los problemas económicos cada vez más serios, Amy se mudó con sus hijas a Chicago, dejando a Edwin en Minnesota. El matrimonio finalmente se divorció en 1924.

Amelia terminó la escuela secundaria en 1916 en Chicago y luego ingresó en Ogontz School en Philadelphia, pero lo dejó para cuidar a los soldados que regresaban de la Primera Guerra Mundial y a las víctimas de la epidemia de gripe de 1918.

No fue hasta 1920 que Earhart desenvolvió un interés por los aviones a los 23 años. Durante una visita a su padre en California, fue a un festival aéreo y las pruebas aéreas que presenció la convencieron de que quería aprender a volar.
Tomó su primera lección de vuelo el 3 de enero de 1921. De acuerdo con sus instructores Earhart no tenía habilidad natural para pilotar un avión. Sin embargo, con esfuerzo y una pasión profunda, Earhart recibió su certificado como piloto de aviación de la Federación Aeronáutica Internacional el 16 de mayo de 1921, un gran logro para cualquier piloto de la época.

Sus padres no podían pagarle las lecciones, de modo que Earhart trabajó para pagarlas. También ahorró dinero para comprarse su propio avión, un pequeño Kinner Airster al que llamó el Canario, con el cual quebró el record de altitud en octubre de 1922, para convertirse en la primera mujer que alcanzara los 4.300 metros en un avión.

En 1927, Charles Lindbergh hizo historia al convertirse en la primera persona que cruzó el Atlántico en un vuelo ininterrumpido de EEUU a Inglaterra. Un año después, el 17 de junio de 1928, Earhart cruzaría el Atlántico con dos copilotos, con un Fokker F7 llamado Amistad, desde Terranova a Inglaterra

Luego de 20 horas y 40 minutos en el aire, aterrizaba en el sur de Gales. La prensa le puso el apodo de “Lady Lindy” debido a Lindbergh. Earhart publicó un libro sobre su experiencia. Poco tiempo después Amelia voló en solitario de un extremo al otro de Estados Unidos, también primera vez en la historia.

El 7 de febrero de 1931 Earhart se casó con George Putnam. Junto con otras aviadoras, Amelia fundó una organización internacional para pilotos mujeres, siendo su primera presidenta. Se llamó las Ninety-Niners, porque comenzó con 99 miembros. Aún hoy representa y brinda apoyo a las pilotos. En 1932 publicó un segundo libro sobre sus logros, The Fun of It.

Habiendo Ganado varias competiciones y pilotado en varios espectáculos aeroes, Earhart comenzó a buscar un desafío mayor. En 1932 decidió volar en solitario cruzando el Atlántico, despegando de Terranova el 20 de mayo en un pequeño Lockheed Vega.

Fue un viaje peligroso, debido a las densas nubes, la neblina y el hielo que cubría las alas del avión. El avión también comenzó a perder combustible y el altímetro dejó de funcionar, de modo que Earhart no tenía idea a qué distancia del océano estaba. Así fue que Earhart aterrizó en un campo de ovejas en Irlanda el 21 de mayo de 1932, convirtiéndose en la primera mujer que atravesaba el Atlántico sola y la primera que lo hacía dos veces.

A raíz de ello, firmó para otro libro, y fue recibida por cabezas de estado, dando conferencias en todo el mundo. Luego de realizar el primer vuelo cruzando el Pacífico en 1935, Earhart decidió volar la vuelta al mundo. Un equipo de la fuerza aérea lo había logrado en 1924 y el piloto Wiley Post había volado alrededor del mundo en 1931 y 1933. Amelia quería volar cerca del Ecuador para cruzar el planeta en el punto más ancho, no como en vuelos anteriores sobre el Polo Norte donde la distancia es más corta.

La preparación fue difícil e implicó un largo proceso de gran costo. Debían instalar tanques de combustible adicionales, equipo de supervivencia, instrumentos científicos y un radio súper avanzado. Una prueba en 1936 terminó en un accidente que destruyó el tren de aterrizaje del avión.

Earhart y su navegador, Frank Noonan, planeaban el itinerario mientras reparaban el avión. El punto más difícil era aterrizar en Howland, una pequeña isla de coral a 2.700 km de Hawaii para reabastecer combustible, debido a la poca visibilidad de la isla desde el aire. Earhart decidió llevar una antena de radio más liviana pero menos potente en mal tiempo, para aligerar el peso.

El 21 de mayo de 1937, Amelia Earhart y Frank Noonan despegaron de Oakland, California. El avión aterrizó primero en Puerto Rico y luego en varios lugares del Caribe antes de dirigirse a Senegal. Cruzaron África y luego fueron a Indonesia, Nueva Guinea, donde se prepararon por el tramo más duro del viaje, el aterrizaje en la isla de Howland. Earhart retiró los paracaídas para facilitar el bajo consumo de combustible. Revisaron el avión varias veces, pero ambos estaban cansados habiendo viajado durante un mes sin parar.

El 2 de Julio de 1937, salieron de Nueva Guinea y durante las primeras siete horas, mantuvieron contacto por radio. Luego, mantuvieron contacto intermitente con un barco de guardia costero, el Itsaca, que patrullaba las aguas. Sin embargo, la recepción era débil y los mensajes se perdían o eran confusos.

Dos horas antes de la llegada prevista a Howland, el Itsaca recibió un mensaje confuso que indicaba que Earhart y Noonan no divisaban ni el barco ni la isla y casi no tenían combustible. La tripulación del Itsaca intentó enviar señales de humo negro pero el avión nunca apareció. Nunca más se supo de ellos.

El misterio no ha sido resuelto. En 1999 arqueólogos británicos dicen haber encontrado artefactos en una pequeña isla del Pacífico que contenían ADN de Earhart, pero la evidencia no es conclusiva. Cerca del ultimo lugar conocido por el que pasó el avión de Earhart, el océano tiene profundidades de hasta 5.000 metros. Si el avión se hundió a esas profundidades tal vez nunca pueda recuperarse.